• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
Martes, 22 Septiembre 2015 00:00

Los jinetes del apocalipsis (tercera parte)

Escrito por
0
0
0
s2smodern

Los jinetes del apocalipsis (tercera parte)

LA OTAN y el Caín de América

Por: Sergio Marín, integrante de la Delegacion de Paz de las FARC-EP


“Si no hacemos la guerra corremos el riesgo de fracasar” George W. Bush

El epígrafe con el que comienza esta nota puede parecer un reflejo reconcentrado de la estupidez humana llevada a su máxima expresión. No me refiero a la estupidez del señor Bush (fuera de discusión), sino a la que ha acompañado al sistema capitalista desde mediados del siglo XIX, cuando empieza el despliegue en toda regla del proceso de concentración y centralización de capitales monopolistas en las grandes potencias atlánticas de Europa y Norteamérica.

En esencia, aunque son individuos concretos quienes en defensa de los privilegios de las clases dominantes han alcanzado las más altas cimas de la irracionalidad, sus opiniones y sus actos no son otra cosa que el resultado de una civilización (la burguesa) absolutamente consiente de que su dominio depende al final (y quizás desde el inicio), del uso terrorista de la violencia.

El éxito del sistema capitalista no está en producir capital, el éxito está en re-producirlo en las mejores condiciones, es decir en la tranquilidad. Pero ¿Cómo estar tranquilos si la riqueza del propietario es “amenazada” por el hambre del peón? ¿Cómo estar tranquilos si la riqueza de pocos depende de la miseria de muchos?

Y entonces, dicen ellos, aquí el problema no es solo el de la defensa ante el “enemigo interno”. En un mundo globalizado, es decir, recíprocamente interdependiente, también se debe estar en capacidad de “contener las amenazas latentes”. Y como se dice que la mejor forma de defensa es el ataque…

La OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) surgió no como respuesta a la “amenaza latente” de coaliciones anticapitalistas que no existían en 1949, no surgió como un instrumento de defensa sino todo lo contrario: como brazo armado ofensivo del nuevo “mandamás” (EE.UU) y sus amigos (Europa occidental) en la nueva correlación de fuerzas concluida la segunda guerra mundial.

En 70 años mucha agua ha pasado bajo el puente. La URSS se desmorono y con ella el Pacto de Varsovia, pero la felonía de la OTAN no se detiene. A partir de la década del 90 del siglo pasado empezó una tormenta de fuego que no termina. Invadieron a Irak, desmembraron a Yugoeslavia, destruyeron a Afganistán, arrasaron a Libia, invadieron a Malí, llevan 4 años despedazando a Siria. ¿Cuántos de estos países eran comunistas?, Ninguno. Lo irracional de la economía política capitalista es que crea un sistema que no puede sobrevivir sin destruir, como un monstruo apocalíptico cuya vida depende de la muerte, simple y sencillamente porque necesitan disuadir, coaccionar y finalmente atacar para que su poder sea realmente temido, y para desbrozar el camino de los que vienen atrás “reconstruyendo” y que, paradójicamente, son la vanguardia: las transnacionales y monopolios financieros mundiales.

Los países que conforman la alianza están encabezados por los EE.UU. Esta reúne prácticamente a todos los países altamente desarrollados del mundo, ya sea como miembros plenos o bajo la figura de Aliado Importante no-OTAN (MNNA por sus siglas en inglés). El 70% del gasto militar mundial está concentrado en esos 25 países, incluyendo Israel que tiene como deporte nacional masacrar palestinos con “plomo fundido”.

Dentro de los países que conforman la “Alianza” hay uno particularmente pintoresco: Colombia. ¿Y qué hacemos nosotros ahí?...averígüelo Vargas.

América Latina en la brega por girar al futuro y la oligarquía colombiana en contravía. Y si señores, ahí está el Estado colombiano desde el 2008, colaborando con sus modestos esfuerzos en ayudarle a la OTAN a destruir un mundo que está viviendo, como lo denuncio el papa Francisco en Cuba una “atmosfera de tercera guerra mundial por etapas”.

En enero del 2014 la CELAC declaro en la cumbre de La Habana a América Latina y el Caribe “zona de paz”, notable esfuerzo hemisférico de carácter diplomático que busca alejar la plaga de la guerra de las tierras de la Patria Grande. Loable iniciativa que avanza por el camino correcto. Quedan sin embargo algunas “heridas” por sanar: La ilegal base de Guantánamo en Cuba y las ilegitimas 7 bases militares yanquis en Colombia son ejemplos de ello.

En junio de 2013 el gobierno colombiano suscribió un acuerdo de cooperación con la OTAN que busca que nuestra patria se convierta en miembro asociado en un futuro. ¿Para qué? Para transformar nuestro suelo en cabeza de playa de los planes desestabilizadores norteamericanos en el continente.

Es bueno recordar la historia, incluso si es leyenda. Ya sabemos qué tan caro pagó Abel el error de no lograr quitarle la quijada de asno a Caín. A Nuestramerica no le puede pasar lo mismo.


URL corta: http://goo.gl/PAf4jZ

0
0
0
s2smodern
Sergio Marín

Integrante de la Delegación de Paz de las FARC-EP.

Boletín de noticias

Email:

Blogs