• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
Martes, 22 Marzo 2016 00:00

LOS LIBROS

Escrito por
0
0
0
s2smodern

interna.jpg

Caminando por las calles de La Habana Vieja, entre majestuosas e innumerables construcciones que conservan el olor a piedra salada que les deja el indómito Mar Caribe, pude observar entre tantas paredes y ventanas una librería; era la primera vez que veía una librería como esa; adornada con carteles alusivos a las revoluciones cubana, rusa y china, y fotografías de importantes líderes de Latinoamérica y el Caribe, que condujeron magnificas luchas armadas por la toma del poder para sus pueblos; colocados entre los estantes repletos de  libros envejecidos.

No sabría decir qué; pero había algo que la hacía diferente a las otras librerías, algo que la hacía más bien única, además de su gran tamaño, constituido por tres casonas juntas. Al adentrarse en sus salones se podía percibir un penetrante olor a polvo desprendido de los innumerables volúmenes apilados ordenadamente en los anaqueles. Obras majestuosas, difíciles de encontrar hoy día en las librerías modernas; textos en los que se habla de socialismo, comunismo y un futuro mejor para la humanidad; las obras completas de Lenin, la poesía de Martí, El Capital de Marx; La Guerra de Guerrillas del Che Guevara, entre otros miles de títulos, incluyendo algunos de los que había oído hablar con pasión a mis camaradas, en los campamentos guerrilleros, en la selva colombiana.

Casi saltando de un rincón a otro, acariciaba con curiosidad todos los libros que se cruzaban ante mis ojos… y oh sorpresa: como una aparición mágica, puesto de manera descuidada sobre una pequeña mesa, un libro bellísimo, El Diablo de los Números, (Hans Magnus Enzensberger, edición de 1997); no podía creerlo, era el mismo título que por meses cargué en mi mochila guerrillera, hasta que lo perdí en una carrera tratando de salir de una emboscada enemiga.

Como es natural, la imagen del libro, me trasladó sin remedio a las montañas de Colombia, donde transcurre nuestra lucha; y entonces, llegaron a mi mente los recuerdos de la biblioteca guerrillera, conformada por los textos que carga en su mochila cada uno de los combatientes. Fue así, como llegaron los recuerdos de mis primeras lecturas recién ingresé a las filas de las FARC: Cuadernos de Campaña, del Comandante Manuel Marulanda Vélez; Diario de la Resistencia de Marquetalia del camarada Jacobo Arenas; los relatos de Gabriel Ángel; La Guerra del Fin del Mundo de Vargas Llosa…; lecturas amenas que intercalaba con el estudio de la Cartilla Militar, los Estatutos, el Reglamento y los Normas de Comando; textos obligatorios para los combatientes.   

El característico bullicio habanero me saca de mis recuerdos; aparece un grupo de mujeres y hombres jóvenes que revuelven y miran con entusiasmo los libros de Martí, las obras de Fidel…; jóvenes rebosantes de alegría, llenos de curiosidad por conocer esas obras tremendamente endemoniadas que llenan la cabeza de pensamientos libertarios.

No supe cuánto tiempo dure en la Librería, lo único que sé, fue que salí convencida, aún más, de la necesidad de lograr un cambio para Colombia, un cambio donde todas y todos logremos un país en paz, un país con educación; porque solo con educación gratuita y de calidad, podremos transformar el mundo que nos rodea.


URL Corto: http://goo.gl/qx4F8d

0
0
0
s2smodern
Milena Reyes

Integrante de la Delegación de Paz de las FARC-EP
En tuiter: @FARC_MilenaR

Boletín de noticias

Email:

Blogs