• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
Miércoles, 27 Mayo 2015 00:00

Discurso de paz y hechos de guerra

0
0
0
s2smodern
Lo que pasa en Cuba

CICLO 37º: SANTOS CAVA LA TUMBA DEL PROCESO DE PAZ

Por Matías Aldecoa
Discurso de paz y hechos de guerra

El 22 de mayo el comandante Iván Márquez, jefe de la Delegación de Paz de las FARC-EP, dio lectura a un sucinto comunicado del Secretariado del Estado Mayor Central de esta organización, en el que se anunció el fin del cese al fuego unilateral e indefinido que estaba en vigencia desde diciembre último. El motivo: la masacre realizada por la Fuerza Aérea, el Ejército y la Policía en Guapi, Cauca, en la que fueron asesinados 26 guerrilleros.

“No estaba en nuestra perspectiva la suspensión de la determinación del cese al fuego unilateral e indefinido proclamado el 20 de diciembre de 2014 como un gesto humanitario y de desescalamiento del conflicto, pero la incoherencia del gobierno Santos lo ha logrado luego de 5 meses de ofensivas terrestres y aéreas contra nuestras estructuras en todo el país”, reza el comunicado.

Así terminó el más importante de los 15 gestos de paz realizados por la organización insurgente, entre los que se cuentan cinco ceses al fuego, la liberación de varios prisioneros de guerra, incluyendo al general Alzate y la decisión de elevar de 15 años -que es lo que estipula la normativa internacional-, a 17 años la edad mínima para el ingreso de combatientes a filas. Sin contar el proceso de descontaminación de materiales explosivos acordado para dos áreas de los departamentos de Antioquia y Meta.

Contradictoriamente el Gobierno, continúa el escalamiento del conflicto y las trabas a la construcción de acuerdos. Son ya comunes en el léxico del presidente Santos los verbos “arreciar”, “atacar”,“no bajar la guardia”, “no cesar el fuego”, etc., al tiempo que se mantiene la connivencia de la Fuerza Pública con los grupos paramilitares. Mientras tanto, en La Habana, la delegación gubernamental se niega a reconocer la responsabilidad del Estado en el conflicto, así como de los distintos sectores de las clases y partidos que se han turnado en el poder a lo largo de los últimos 70 años.

“Estado de opinión”, guerra y elecciones.

La descarga de una tonelada de explosivos y municiones que aviones y helicópteros de la Fuerza Aérea hicieron contra un grupo de guerrilleros acuartelados (uso desproporcionado de la fuerza, violación al DIH), es el culmen de una serie de hechos propiciados por el Gobierno que nos dejan claro que Santos no se rige por principios sino por intereses. La masacre de Guapi fue un acto deliberado, seguramente dirigido a ejercer presión militar pensando que de esa forma se van a imponer en la Mesa los puntos de vista del Gobierno.

Ahora, a la “guerra consuetudinaria” a la que la clase dominante ha condenado a los colombianos se ha sumado otra tragedia: el manejo de la política fundamentado en el concepto del “Estado de opinión”.

En nuestro país, los poderes gobernantes fabrican artificialmente la opinión mayoritaria y posteriormente acuden a consultarla con encuestas confeccionadas para legitimar acciones interesadas. En esta época de preponderancia de la imagen sobre la palabra, de la emoción sobre el pensamiento, la “voz del pueblo” con frecuencia no es más que el eco de las ideas que le inoculan quienes detentan el poder.

Es lo que sucedió cuando el 14 de abril último una columna guerrillera de las FARC-EP -en una acción enmarcada dentro de la legítima defensa-, dio muerte a 11 militares en el departamento del Cauca, al unísono esos poderes y sus medios salieron a pedir más guerra (70 años no les basta) e hicieron expresa su sed de venganza.

Esta campaña mostró sus frutos en encuestas pagadas por los interesados en los resultados y como era de esperarse, se reflejó en ellas una apreciable disminución del apoyo al proceso de paz y aumentaron los que piden derramar más sangre. Así quedó listo el escenario que necesitan para agitar sus trapos de campaña de cara a las elecciones de octubre próximo.

¿Y el drama humanitario? Habrá más soldados y policías muertos (los guerrilleros ya venían siendo asesinados puesto que el Estado no ha dado ni un minuto de tregua); más civiles afectados por las bombas; más desplazados, hambre y miseria. Esto no les importa, mientras aseguren el poder y los privilegios a que están acostumbrados.

Así las cosas, el reto que tenemos quienes aspiramos a la paz para los colombianos, los patriotas de todos los matices y partidos, estén donde estén, es aún mayor. Y este reto reclama aunar voluntades y esfuerzos para más temprano que tarde forjar la paz que merece y por la que ha luchado durante tantos años nuestro pueblo.

“Claves para agilizar el proceso de paz”

El contraste no puede ser mayor. Mientras el Presidente parece empeñado en atacar el proceso de paz, las FARC-EP trabajan y proponen salidas para impulsar los diálogos. La comandante Victoria Sandino, en la apertura del ciclo 37º el 21 de mayo, llevando la vocería de la Delegación de Paz de la organización insurgente, propuso tres iniciativas para darle mayor dinamismo a las conversaciones con el Gobierno.

Consideran las FARC que es necesario iniciar de inmediato en la Mesa de Diálogos “el análisis del informe de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas” (CHCV); configurar y poner en marcha durante el ciclo 37º la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad y No Repetición y conformar sin demora una comisión que esclarezca el fenómeno del paramilitarismo para avanzar en su desmonte y proporcionar así las condiciones de seguridad necesarias para que las fuerzas alternativas, incluidas las FARC-EP, una vez transformadas en movimiento político legal puedan desarrollar su actividad política abierta.

Es el contrate entre las propuestas políticas de la insurgencia para avanzar en el proceso y la arremetida militarista del Gobierno contra el mismo.


URL corto: http://goo.gl/ct18nd

0
0
0
s2smodern

Boletín de noticias

Email:

Blogs