La gran duda y motivo de desconfianza en la actualidad, es sobre la voluntad del gobierno nacional y la clase que representa de cumplir los compromisos adquiridos en el eventual Acuerdo Final en La Habana. Pues a pesar de los esfuerzos por separar las diferentes luchas populares, la realidad se impone y demuestra que son una sola,..."/>
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
Lunes, 07 Septiembre 2015 00:00

Aporte a la consecución de la paz

Escrito por
0
0
0
s2smodern
No tiene explicación el incumplimiento de los acuerdos firmados con la Cumbre Agraria, Étnica y Popular, producto de sus formidables luchas en los paros del 2013 y 2014, las balbuceantes excusas burocráticas no se sostienen. No tiene explicación el incumplimiento de los acuerdos firmados con la Cumbre Agraria, Étnica y Popular, producto de sus formidables luchas en los paros del 2013 y 2014, las balbuceantes excusas burocráticas no se sostienen.

La gran duda y motivo de desconfianza en la actualidad, es sobre la voluntad del gobierno nacional y la clase que representa de cumplir los compromisos adquiridos en el eventual Acuerdo Final en La Habana. Pues a pesar de los esfuerzos por separar las diferentes luchas populares, la realidad se impone y demuestra que son una sola, y si no cumple en un lado, ¿qué nos permite pensar que cumplirá en el otro?


La confrontación armada hunde sus raíces en los problemas sociales, políticos, económicos y culturales desde hace más de medio siglo y solo bases firmes para solucionarlos permitirán la construcción de la paz. Esto nos explica la comunidad de intereses entre las organizaciones populares de las cuales la guerrilla es parte integral, de ahí surge la identidad de intereses que algunos interpretan de manera perversa.

Por tanto es vital para cimentar la confianza ciudadana en los Diálogos, honrar y cumplir los compromisos adquiridos, es una forma efectiva de pedagogía de Paz, pues demostraría que en verdad la vía de las conversaciones puede ser solución.

En el objetivo de lograr los necesarios respaldos a La Mesa de Conversaciones de La Habana, de blindarla e impulsarla y permitirle superar los escollos sembrados por sus enemigos, la falta de coherencia del Gobierno es obstáculo principal.

No tiene explicación el incumplimiento de los acuerdos firmados con la Cumbre Agraria, Étnica y Popular, producto de sus formidables luchas en los paros del 2013 y 2014, las balbuceantes excusas burocráticas no se sostienen. Tampoco la tiene y no hay justificación alguna para los proyectos legislativos que desconocen los acuerdos y otros con aspiraciones más nefastas al pretender recortar derechos adquiridos, algunos plasmados en la propia constitución del 91, ni siquiera su propia legalidad respetan.

Aspecto fundamental es la creación de la subcomisión de derechos humanos acordada, pues es imperioso parar la persecución y amenazas contra los movimientos sociales y políticos, en particular el asesinato de sus dirigentes y la práctica de los llamados falsos positivos judiciales. ¿Y para cuando la revisión de los nefastos TLCs?

Y como es costumbre les tocó recurrir a métodos no convencionales, pues la legalidad no funciona al estar patas arriba, para lograr captar la atención de los poderosos y atraer la atención de los medios de información para comunicar al resto del país que el campesinado, los pueblos indígenas y las comunidades negras, con el apoyo de sectores urbanos, continúan luchando por sus derechos y así evitar que se confunda su paciencia ancestral con la resignación. La pacifica toma del Ministerio de Agricultura mostró su capacidad.

Por su legitimidad y justeza las Jornadas de Indignación Campesina, Étnica y Popular son dignas de todo el respaldo y acompañamiento popular, además su aporte a la consecución de la paz será significativo si al lograr el cumplimiento por parte del gobierno genera condiciones de confianza en los eventuales resultados positivos de los Diálogos.

Con toda razón florece la solidaridad, no solo en el país sino en el mundo, con la Cumbre Agraria Étnica y Popular, sus organizaciones mantienen unidas sus voluntades e intereses en procura de sus derechos. A ese sentimiento nos sumamos y también nos unimos a su exigencia al gobierno Santos de cumplir los compromisos adquiridos y al rechazo de todas las actuaciones contrarias a ellos.

Nota.

El fenómeno mundial de los refugiados es producto del sistema capitalista que produce guerras y miseria, para colmo sirve de pretexto en el intento de perpetuarse e impedir el progreso social.


URL corto: http://goo.gl/qy9ShI

0
0
0
s2smodern
Marcoleón Calarcá

Columnista del Lunes
Integrante del Estado Mayor Central de las FARC-EP e Integrante de la Delegación de Paz de las FARC-EP

Boletín de noticias

Email:

Blogs