• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
Martes, 08 Diciembre 2015 00:00

Gustav Hasford, la guerra y la memoria.

Escrito por
0
0
0
s2smodern

Por: Lucas Carvajal, integrante de la Delegación de paz de las FARC-EP

“El lunes 4 de septiembre de 1967, la CBS emitió el último episodio de "La isla de Gilligan". Jimi Hendrix empezó su concierto en Estocolmo, Suecia, con "Killing Floor". Los Braves derrotaron a los Phillies en un partido doble en el Fulton County Stadium de Atlanta. Y en la provincia de Quang Tin, en Vietnam del Sur, el marine de 19 años Jon J. Faulkner ganó su único corazón púrpura cuando un proyectil de mortero de 82 mm le arrancó las piernas y le sacó las tripas. El pobre desgraciado seguramente soñaba con casarse con su novia del instituto y con abrir la primera hamburguesería con autoservicio en algún pueblucho de Misuri, pero murió boca abajo sobre su propia mierda y el barro del valle de Que Son...”

Jason Aaron, “The Other Side”.

Resulta sorprendente la forma como la guerra puede trazar memorias y relatos. Hoy intentaremos abordar un autor que la vivió directamente y cuya obra influyó importantes manifestaciones del mundo del arte. Gustav Hasford fue un ciudadano estadounidense que de haber estado vivo, habría cumplido 68 años el pasado 28 de noviembre. Nació en Russelville, un pueblito de Alabama y a los 20 años se enlistó en la Infantería de Marina para servir como corresponsal de guerra en Vietnam. De tan traumática experiencia surgió “The Short-Timers”, una novela autobiográfica lanzada en 1979.

Vale aclarar que short-timer podría traducirse de alguna manera como “aquel que vive brevemente”. Como short-timers se autodenominaban los marines en tierra vietnamita, conscientes de la inminencia de una muerte joven.

La novela de Hasford es precisamente la historia de las vidas breves de aquella generación de jóvenes inmolados en una intervención imperialista que les resultaba ajena. El personaje principal,  Joker, inicialmente recluta disidente y luego sargento periodista, desnuda la crudeza de la vida en el frente y transita por las pequeñas glorias y los enormes horrores de la guerra, pasando de la rudeza del entrenamiento básico del sargento Gerheim al desencanto de la cruda línea del frente, sin olvidar las paradojas de la redacción de propaganda en terreno.

El propio Joker nos lo explica bastante bien:

“El artículo que actualmente escribo es una obra maestra. Se requiere talento para convencer a la gente que la guerra es una hermosa experiencia. Que venga uno, que vengan todos al exótico Vietnam, la joya del sureste asiático, conozcan gente interesante y estimulante de una antigua cultura… y mátenlos. Sé el primer chico de tu cuadra con una baja confirmada”.

Si bien “The Short-Timers” no alcanzó la gloria literaria, su incidencia resultó particularmente importante. En primer lugar, porque Stanley Kubrick decidió adaptarla al cine –con la colaboración del propio Hasford en el guión-, dando origen a esa película de culto que es “Full Metal Jacket”, lanzada en 1987.

Para quien no la haya visto, “Full Metal Jacket” es una de los mejores filmes sobre la guerra de Vietnam. Cargada de sarcasmo, repleta de diálogos memorables y con una banda sonora de lujo, la cinta en cuestión termina convirtiéndose en una aguda reflexión crítica sobre la guerra y, en últimas, sobre la compleja condición humana.

Una pequeña joya que da cuenta de la agudeza que rezuma “Full Metal Jacket” es la cátedra de periodismo del teniente Lockart al grupo de reporteros militares:

“Joker, te he dicho que aquí tenemos dos historias básicas. Soldados que donan la mitad de su sueldo para comprarle desodorantes y cepillos de dientes a los amarillos: “Ganando los corazones y las mentes”. ¿Entendido? Y la otra, combates que resultan en muertes: “Ganando la guerra”. No les pido mucho, pero espero que se ciñan a mi línea editorial.” 

Pero las influencias de la novela de Hasford no paran allí. Por curiosidades de la vida resultó ser su primo el escritor y guionista de comics Jason Aaron. Este autor, reconocido por sus adaptaciones de clásicos del mundo de las caricaturas contemporáneas como Thor o Ghost Rider, se vio tempranamente admirado por las historias y vivencias del autor de “The Short-Timers”, a tal punto que dio origen a “The Other Side” -literalmente, “el otro lado” o “el otro bando”-, una corta novela gráfica publicada originalmente en cinco entregas entre 2006 y 2007.

“The Other Side”, además de tributo a la obra de Hasford, es un delirante contrapunteo entre los relatos de dos jóvenes reclutas enfrentados en la guerra de Vietnam: el marine estadounidense Bill Everette y el soldado norvietnamita Vo Binh Dai. Motivaciones y éticas divergentes, disímiles historias de vida, pero un hecho en común: el horror de la guerra.

Al final, Everette sobrevive al pandemónium vietnamita pero sus memorias y las del diario de Vo que conserva como trofeo de guerra, resuenan en su mente. El epílogo parece decirlo todo:

“(…) Pero nada es igual. Mi cama es demasiado blanda para dormir. La comida que cocina mi madre me hace vomitar. Bienvenido al resto de vida, soldado Everette. Esto es lo que hay AL OTRO LADO de la alambrada. A partir de ahora, avanzas en cabeza sin apoyo aéreo. Y no hay vuelta atrás. NUNCA. AHÍ ESTÁ.”


URL Corto: http://goo.gl/3jQxLM

 

0
0
0
s2smodern
Lucas Carvajal

Integrante de la Delegación de Paz FARC-EP

Boletín de noticias

Email:

Blogs