• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
Lucas Carvajal

Lucas Carvajal

Integrante de la Delegación de Paz FARC-EP
Lunes, 27 Abril 2015 00:00

Buenos Aires: el olvido y la muerte.

 Buenos Aires: el olvido y la muerte.

 

cauca-Colombia-paz-1.jpg

Impresiona la relevancia que en los medios de comunicación y las redes sociales le han dado a la acción de guerra del pasado 14 de abril en La Esperanza, municipio de Buenos Aires, Cauca. En estos hechos infortunados perdieron la vida doce compatriotas: diez soldados, un sargento y un guerrillero.

La opinión pública rechazó el hecho y se solidarizó con las familias de los militares muertos (curiosamente, de la del guerrillero nadie se acordó). Pero lo más llamativo fue la trascendencia que en el “mundo virtual” tuvo el departamento del Cauca. Así, rondaron la nube frases como: “Solidaridad con nuestros hermanos del Cauca”, el “sufrido pueblo caucano”, “los habitantes del Cauca que sufren a las FARC”, etc.

Lunes, 13 Abril 2015 00:00

Un maestro que se va

maestro-carlos-gaviria_diaz.jpg

Por: Edgar Piedrahita

El deceso de Carlos Gaviria Díaz el pasado 31 de marzo obliga al reconocimiento a una personalidad enorme, cuyas cualidades y aportes quizá no se hayan magnificado en su justa medida, pero que ante su ausencia física cobran gigante estatura.

Santiago-Gamboa-Guerra-y-paz.jpg

Por: Lucas Carvajal - Integrante de la Delegación de Paz de las FARC-EP

“Una nación capaz, por doloroso que sea, de empezar a alzar nuestra bonita alfombra vegetal, poco a poco, para que esos millares de huesos que están ahí vayan diciendo quiénes son, quiénes fueron. Qué pasó y cuándo y por qué. Para que hablen...”

Por: Edgar Piedrahita, Delegación de Paz de las FARC-EP


El 5 de noviembre de 2012 cayó en combate en las montañas de Morales – Cauca el guerrillero del Bloque Comandante Alfonso Cano, camarada Esteban Ramírez. Hoy, un año después, quienes los conocimos y pudimos compartir con él algún momento militante, alguna caminata y uno que otro chiste, lo recordamos con la nostalgia y la alegría de saber que su siembra florece en las juventudes bolivarianas que luchan por un país justo y democrático.

La intensa vida de Esteban fue segada a los 31 años. Caldense, hincha futbolero, líder estudiantil,  militante clandestino, lector de Bolívar y Kohan, poeta y rumbero; fue parte de la generación de jóvenes que fue deslumbrada por la palabra de Alfonso Cano e Iván Ríos en los tiempos de los diálogos del Caguán. El Movimiento Bolivariano fue el lugar de construcción de sus sueños colectivos, y de allí, como muestra de consecuencia y amor, las FARC-EP se convirtieron en su hogar y familia.

Su vida guerrillera fue ejemplar. Disciplinado militante de Partido, ecónomo estricto y, ante todo, destacado organizador de masas. Su trabajo fue determinante en la construcción del Movimiento Juvenil Bolivariano en el suroccidente colombiano, y su legado vive hoy en núcleos y colectivos de jóvenes patriotas que luchan por un nuevo país desde los más variados escenarios de lucha.

Hoy, a un año de su partida, su recuerdo se mantiene vivo en los guerrilleros y milicianos del Bloque Alfonso Cano, así como en toda la militancia bolivariana que compartió y construyó con él. Es 5 de noviembre y quienes conocimos a Esteban le rendimos homenaje continuando la lucha por la paz con justicia social.

Camarada Esteban Ramírez vives en nuestras mentes

Esteban: ¡hasta la vistoria siempre!

 

Martes, 27 Agosto 2013 05:00

Ritmo Urbano (Vol. I)

Por: Edgar Piedrahita

Son las 3:30 de la mañana del 21 de agosto. Casilda se levanta, amarra su cabello desperdigado y organiza en la cocineta un sartén gigante en el que va acomodando todas las frituras que dejó listas la noche anterior.

A las 5:00 Casilda ya está en la esquina, voceando sus fritos, los bollos, butifarra con limón, arepa'e huevo, y un tinto cerrero que despierta la conciencia de sus clientes. En el barrio de Rebolo la algarabía comienza desde temprano. Es el núcleo popular de Barranquilla, una ciudad de dos millones  de habitantes que palpita a pocos kilómetros del Mar Caribe.

Casilda, campesina desplazada y luego obrera despedida, se encarga de la alimentación de un trocito del Rebolo. En su esquina, que domina una de las vías principales del barrio, paran los taxistas que salen a laborar, los muchachos que van a la escuela, los obreros del Puerto, los pillos de barrio.

A las ocho y cuarto, Casilda sale de la mayor parte de su producto. Una buena mañana para las ventas, reflexiona mientras se limpia el sudor que le cae por montones: 38 grados centígrados, 90 por ciento de humedad. El barrio se agita en el rebusque diario, la destartalada vía se estremece con el sobrepeso de buses repletos de un pueblo que malvive gestionándose el diario. Casilda prende su radiecito Samsung:

“LA HABANA. La Delegación de Paz de las FARC hizo pública en el Palacio de Convenciones de una nueva serie de propuestas sobre problemática urbana. EL CAIRO. Continúan las masivas protestas...”

“Problemática urbana”, medita Casilda. Bueno sería que nombraran las benditas propuestas de la guerrilla. Ella sí que sabe del tema, ojalá le dieran un espacio para opinar. Ya van tres años resistiendo en el Rebolo, moviéndose en el rebusque, reventándose camellando, y sufriendo el desconocimiento. Esa ciudad le es ajena, la ataca, no la permite ser feliz. ¿Qué es lo que habrán dicho los muchachos sobre la ciudad?

Página 3 de 3

Boletín de noticias

Email:

Blogs