• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
Sergio Marín

Sergio Marín

Integrante de la Delegación de Paz de las FARC-EP.

Martes, 22 Septiembre 2015 00:00

Los jinetes del apocalipsis (tercera parte)

Los jinetes del apocalipsis (tercera parte)

LA OTAN y el Caín de América

Por: Sergio Marín, integrante de la Delegacion de Paz de las FARC-EP


“Si no hacemos la guerra corremos el riesgo de fracasar” George W. Bush

El epígrafe con el que comienza esta nota puede parecer un reflejo reconcentrado de la estupidez humana llevada a su máxima expresión. No me refiero a la estupidez del señor Bush (fuera de discusión), sino a la que ha acompañado al sistema capitalista desde mediados del siglo XIX, cuando empieza el despliegue en toda regla del proceso de concentración y centralización de capitales monopolistas en las grandes potencias atlánticas de Europa y Norteamérica.

Martes, 08 Septiembre 2015 00:00

Los jinetes del apocalipsis (segunda parte)

EL FMI: LABORATORIO DE MUERTE

Es la economía, estúpidos.

 

En mi cuenta de Twitter: @Sergio_FARC, sigo y me sigue una cuenta cuya dirección es @tatianacastil27. La frase que Tatiana coloco debajo de la que supongo es su foto, dice textualmente: Cuando la pérdida de una vida ya no nos conmueve, el termino HUMANO ya no nos describe”. Pensaba en la potencia ética de esa frase, viendo, con el mismo asombro, dolor y rabia que millones de personas en el mundo, las imágenes conmovedoras de Aylan Kurdi, el niño sirio de 3 años muerto en las costas de Turquía.

Aylan-Kurdi-bebe-sirio.jpg

El niño y su familia trataban de llegar al “espacio Schengen”; ridículo eufemismo para referirse a la Unión Europea, es decir, a la responsable directa, al lado de los EE.UU. de la guerra criminal que carcome a la milenaria Siria que no pudo ver crecer a Aylan.

Toda la caterva de criminales de guerra, a quienes no les tiembla la mano para ordenar atacar pueblos inermes, ahora sacan cuentas de agiotista calculando cuanto les va a costar “acoger a los refugiados”: otro ridículo e hipócrita eufemismo para ese inmenso reclutamiento forzado de mano de obra barata que tanto necesita la envejecida y civilizada Europa para que su capitalismo siga funcionando.

En santa alianza toda la godarria de la Unión europea pone el grito en el cielo contra la inmigración de africanos y árabes del Magreb y El Levante que atiborran las fronteras del sur de Europa tratando de llegar al primer mundo, ese mismo que los mantiene en la miseria. Ángela Merkel calcula en 10.000 millones de euros el costo de acoger refugiados en Alemania en el 2015, un 400% más que el año anterior. Nicolás Sarkozy propuso con espíritu Hitleriano la creación de “centros de retención” en las fronteras sur y suroriental de Europa donde se escogería quien entra o no a Europa, que es como decir quien vive o muere, y Mariano Rajoy y David Cameron en clase magistral de economía política, dedicaron toda una rueda de prensa conjunta a explicar la necesidad de: “distinguir entre refugiados e inmigrantes económicos”.

El mundo tal cual lo conocemos hoy es obra y gracia de siglos de dominación burguesa. A Aylan no lo mato el agua que colmo sus pequeños pulmones, a Aylan lo mato un régimen de injusticia, basado en el crimen continuo que significa robarle a mano armada a los pueblos su presente y su futuro, también nos roban nuestro pasado cuando impiden que sepamos cómo fue que llegamos hasta aquí, hasta este lamentable escenario de hambre, desempleo, terror, guerras infinitas y muerte.

Sabido es que al capitalismo, buscando salir de sus crisis cíclicas, no le queda sino dos alternativas: o expande los mercados para que absorban su excedente de mercancías o destruye fuerzas productivas, vía guerra fundamentalmente, para luego “reconstruir”. El problema de la primera alternativa es que implica redistribuir el ingreso, o en buen romance, menores ganancias para el gran capital y mayores ingresos para la fuerza laboral y eso, precisamente a eso, es a lo que el neoliberalismo le teme más que el diablo a la cruz. De la segunda opción se encarga la OTAN de manera eficiente, otro de los jinetes del que también hablaremos en otra oportunidad.

Uno de los aparatos de dominación económica del mudo es el flamante Fondo Monetario Internacional, creado en 1945 al calor (textualmente) de un mundo humeante que salía de la II Guerra Mundial extenuado con más de 70 millones de muertos, dejando además a Europa arruinada. En la conferencia de Bretton Woods que creo entre otras al FMI, solo hubo un ganador, el único país industrializado que no soporto sobre su territorio los rigores de la guerra y que más bien se benefició de ella: los Estados Unidos de América, que se estrenó como la nueva primera potencia mundial.

Lo demás es historia conocida, o más bien padecida. La imposición del Dólar como moneda de referencia de todas las demás le ha permitido a los EE.UU. exportar, sin respaldo suficiente… ¡papeles! -al fin y al cabo eso es un billete- y a cambio recibir del mundo entero ingentes cantidades de materias primas y mercancías de distinto tipo.

Producto de este desigual intercambio el imperio acumula capital líquido, una parte del cual se “presta” para que los países que tienen déficit en sus balanzas de pagos lo puedan cubrir. Expliquemos esto de otro modo. EE.UU. produce más dólares de los que realmente puede respaldar en términos económicos reales, a cambio de estos dólares sobrevalorados que todos los países están obligados a aceptar so pena de desatar la furia imperial –marines incluidos-, recibe TODO lo que necesita para mantener su irracional régimen de despilfarro. Los países se colocan en una situación cercana a la quiebra, reciben menos ingresos que no compensan sus pagos de mercancías y de los préstamos para comprar mercancías (déficit en la balanza de pagos) y entonces viene la solución… más préstamos para financiar el déficit, y de eso precisamente se encarga el “Fondo”.

Pero el “Fondo” no presta sino está seguro que va a recuperar la inversión, y con intereses, entonces los países TIENEN que negociar sus políticas económicas con el FMI bajo el criterio de: o haces lo que yo digo o te arruino y si te opones te invado y te destruyo.

La relación entre la “arquitectura” del sistema financiero internacional impuesta al mundo hace 70 años y la fuerza militar que disuade y coacciona, es totalmente clara.

La guerra que desangra a Siria hace más de 3 años tiene más de razones económicas y Geopolíticas, que de problemas religiosos. Sencillamente es el precio que paga ese pueblo por no alinderarse y plegarse a los designios imperiales.

El FMI sugiere, El Pentágono ordena y la OTAN actúa.

Ahora que está de moda hablar de máximos responsables, podríamos golpear en las puertas de Wall Street y preguntarles: ¿ustedes conocen a Aylan Kurdi? Seguro que tienen que haber leído algo de eso en sus teléfonos de última generación. Al fin y al cabo viven en el primer mundo, a donde Aylan no pudo llegar.


URL corto: http://goo.gl/LX4SDv

EL CLUB BILDERBERG

 
¿Permitirán los de Bilderberg que se firme la paz en Colombia?
 ...a las FARC-EP, y así no les guste en Bilderberg, en Washington o en Tel Aviv, tampoco las han vencido.

POR: Sergio Marín, Integrante de la Delegación de paz de las FARC-EP
 
Fue leyendo el libro Los secretos del Club de Bilderberg del escritor ruso Daniel Estulin, que oí hablar hace algunos años por primera vez de dicha mafia. Para ser sincero, en una lectura inicial me pareció que el libro no era más que una documentada recopilación de lo que el sentido común del pensamiento crítico ya sabía: al mundo lo dirige en la época contemporánea una oligarquía transnacional de multimillonarios que conspiran para acrecentar su riqueza y sostenerse en el poder utilizando, fundamentalmente, el control total de los estados nacionales. Lenin llamaba a eso: imperialismo.
Por: Sergio Marín
Integrante de la delagación de Paz FARC-EP

El 14 de marzo de 1883 a las 2:45pm falleció el más grande de los pensadores revolucionarios de la historia. Carlos Marx había nacido 65 años antes en Tréveris, ciudad de la Prusia renana (hoy Alemania). Abogado y filósofo de admirable capacidad para el análisis crítico, y dotado de una extraordinaria sensibilidad social, no solo supo interpretar de forma multilateral, y por lo demás magistral, la realidad de su tiempo, y  desentrañar las leyes más generales del desarrollo de la materia, la sociedad y el pensamiento, sino sobre todo, ser consecuente toda su vida en la lucha por "Cooperar, de este o del otro modo, al derrocamiento de la sociedad capitalista y de las instituciones políticas creadas por ella" como lo recordara su entrañable amigo y camarada Federico Engels en su sepelio.

Boletín de noticias

Email:

Blogs