• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
Gabriel Ángel

Gabriel Ángel

Guerrillero Fariano, escritor revolucionario.

Miércoles, 22 Agosto 2001 01:44

La campaña neoliberal y la campaña militar

«Como no pueden derrotar a las FARC-EP en el combate, apuestan a vencerlas en los medios de comunicación.»

Por Gabriel Ángel

A la memoria de Urías Rondón

Un generoso general Tapias Stahelin ha salido ante los medios de comunicación a hacer a las FARC- EP una propuesta conmovedora. Las invita de manera dulce y tierna a rendirse, específicamente en el Guavire y en general en el resto del país. Como si se tratara de un terrateniente rico y bonachón, el comandante de las Fuerzas Militares colombianas insta a los guerrilleros a dejar las armas, a dejar de lanzarse a aventuras sin sentido que sólo les acarrean muerte y tragedias. Nos hace recordar a su homólogo, el comandante general de la Iglesia colombiana, monseñor Rubiano, quien no cesa de lanzar toda clase de diatribas contra nosotros en medio de sus oraciones y súplicas de guerra, aunque en ocasiones utilice su pesado tono clerical para invitarnos a usar la vía democrática electoral, lanzando de una vez por todas un candidato a la Presidencia y renunciando a la lucha armada.

«Opine Caguán, la novísima versión virtual de la Propaganda Negra»

PorGabriel Ángel

Salió una página en Internet, que están difundiendo aceleradamente sus propietarios y que lleva el nombre de OPINE CAGUAN. Consiste en una recopilación de fotografías  descritas por los redactores del sitio web como las aterradoras imágenes del conflicto, muchas de ellas no reveladas por su crudeza y con la advertencia a los menores para que se abstengan de ingresar. La intención de la misma, según afirman, es que el mundo conozca la degradación del conflicto en Colombia.

«Y su absurda comparación con la acción de los guerrilleros colombianos que enfrentan el terrorismo de Estado.»

Por Gabriel Ángel

Los mágicos pases de los grandes medios de comunicación de masas al servicio del gran capital financiero transnacional y nacional, producen en la memoria de los pueblos un efecto semejante a la degeneración progresiva que sobre la mente de los seres humanos causa el moderno mal de Alzheimer. Hacen olvidar los hechos. Particularmente aquellos que ilustran de manera ejemplar las atrocidades que los Estados imperiales realizan en el tercer mundo con el fin de defender sus intereses económicos. Pero no se quedan solamente allí, sino que apuntan a fijar en el recuerdo colectivo, las imágenes engrandecidas y manipuladas por obra de sus artificios, de las conductas que a su juicio resultan repudiables, cuando quiera que son obra de quienes los enfrentan decididamente.

«Digan lo que digan los personeros del gran capital y sus falsos contradictores en tantas ONGs, el mundo nuevo a construir debe levantarse sobre bases y principios nuevos.»

Por Gabriel Ángel

A raíz de la detención por parte de una unidad de las FARC, del ex gobernador del departamento del Meta, Alan Jara, ha salido a flote un debate que estaba en mora de producirse. El orden mundial que nació tras la segunda guerra mundial ha sido puesto en entredicho por nuestra organización armada. Así, de manera frontal, sin pedir permiso a nadie, un comunicado público del Estado Mayor del Bloque Oriental de las FARC ha tenido el atrevimiento, la osadía, de pedir a tan intocable organismo internacional una explicación para Colombia y el mundo, sobre la protección que brindaba en uno de sus vehículos a dicho señor, acusado de tener amplios vínculos con los grupos paramilitares que operan en el departamento del Meta.

«Las voces de todo el Establecimiento dirigen sus cañonazos contra el proceso de paz.»

Por Gabriel Ángel

Hay ocasiones en las que hay que hablar con palabras crudas, decir verdades de frente en aras de dejar las cosas bien claras, aunque puedan parecer fuertes y pese a que se corra el riesgo de ser tergiversado.  De todas formas las mentes mal intencionadas han hecho ya bastante daño, como para que nos asustemos con las consecuencias que pueda acarrear una juiciosa precisión en los términos. La urgencia de hablar con nitidez corresponde a la exigencia histórica de hacer frente a los pregoneros de la mentira, particularmente cuando ella se multiplica mediante el poder de los grandes medios y amenaza con sepultar en un abismo de confusión las cosas más sencillas.

«Definitivamente que ser revolucionario en los tiempos que corren es disparar hacia las estrellas para derribar galaxias»

Por Gabriel Ángel

Son difíciles los tiempos que corren. La realidad económica, social y política del mundo entero se encuentra signada por el poder del gran capital transnacional. Las grandes corporaciones financieras y  los organismos multilaterales de crédito imponen un ritmo de vida y de pensamiento que se apropia no sólo del producto del trabajo sino de las conciencias de pueblos enteros. Vivimos en plena era de la fantasía virtual. Las verdades puestas en boga por el Establecimiento tienden a universalizarse, sin importar que riñan con las evidencias más reveladoras de la práctica cotidiana. Y hay que ver el escándalo que suscita el defender posiciones contrarias a los dogmas oficiales.

«Por algo será que dicen que quien no conoce la historia está condenado a repetirla.»

PorGabriel Ángel

El Congreso nacional convirtió a la ciudad de Cartagena en sede alterna de la Presidencia de la República. Mala seña. No porque la bellísima y heroica capital de Bolívar desmerezca algo. No. Es por cierto simbolismo que puede encontrarse en el hecho. El presidente Rafael Núñez hizo algo parecido. Se fue para su hacienda El Cabrero cuando advirtió que en Bogotá no había más que hacer.  Había hecho todo lo que estuvo a su alcance para dejar el país en manos de las fuerzas más retardatarias del conservatismo ultramontano. Ganó para ellas varias guerras, les creó un envidiable marco constitucional y legal y eliminó cualquier asomo de oposición política. Sólo le faltaba entregarles las riendas del gobierno. Y lo hizo marchándose para Cartagena.

«Relato contextual de un diálogo de tres combatientes de las FARC-EP sobre sus incidencias diarias.»

Por Gabriel Ángel

Pedro y Mariana son miembros de la Comisión Temática de las FARC-EP  junto conmigo y otros siete compañeros más. Quería simplemente contarles acerca de nuestro viaje matinal de hoy desde el campamento donde estamos ubicados hasta Villa Nueva Colombia. Pero me resulta imposible hacerlo sin hacer algunas referencias mínimas que le permitan al lector ubicarse en el contexto geográfico, histórico y político dentro del cual nos estamos moviendo.

«La que no sale por la radio, la televisión o la gran prensa reaccionaria escrita, dedicadas a embrutecer más que a informar.»

Por Gabriel Ángel

El gran tema de debate en la Colombia de hoy es el de si resulta justo o injusto que la Confederación Suramericana de Fútbol prive a nuestro país del derecho a celebrar la Copa América de Fútbol.

Hace unos días era el de si la dignidad nacional sería capaz de soportar la afrenta que un periodista norteamericano había hecho a la candidata colombiana al reinado de Miss Universo.

Miércoles, 23 Mayo 2001 23:01

El Estado Terrorista de Seguridad Nacional

«El fascismo se impone en Colombia por el gran capital, para aplastar un pueblo orgulloso en pie de lucha.»

Por  Gabriel Ángel

La situación extrema que describen los defensores del proyecto de ley sobre defensa y seguridad nacionales, con el fin de legitimar e institucionalizar la barbarie fascista presente de hecho en el escenario colombiano, no pasa de ser ridícula y mentirosa. Un combate en la selva arroja como saldo varios guerrilleros muertos. Los sacrificados hombres del Ejército que con toda clase de dificultades y singular arrojo han llegado hasta tan lejanos parajes, se encuentran impedidos legalmente para practicar el levantamiento de dichos cadáveres, puesto que carecen de atribuciones de policía judicial. Hasta allá no pueden llegar fiscales o jueces dadas las condiciones de orden público. Trasladar esos cuerpos puede acarrearles consecuencias disciplinarias o penales, lo cual resulta completamente absurdo e injusto para con ellos, que se juegan la vida por la paz y la convivencia ciudadana. En conclusión, resulta indispensable que los doten de facultades jurisdiccionales para poder cumplir a cabalidad con su deber. Pobrecitos, tienen razón, dirán con el alma enternecida millones de ciudadanos conmovidos.

Boletín de noticias

Email:

Blogs