• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
Jueves, 18 Junio 2015 00:00

Guerrillero anónimo

Escrito por
0
0
0
s2smodern
Guerrilleras y guerrilleros de las FARC-EP en marcha Guerrilleras y guerrilleros de las FARC-EP en marcha
“De todo guerrillero depende el desarrollo de las FARC, no hay tiempo para perder; tenemos que entender que hemos nacido en un momento decisivo de muchas luchas, que tenemos la oportunidad de combatir o si es el caso morir por lo nuestro; de nuestro trabajo abnegado permanente depende  la duración del conflicto nacional.”
Comandante Jorge Briceño

Por las selvas y veredas de Colombia caminan, alumbrados por el día o abrigados por la oscuridad de la noche, hombres y mujeres que el mundo no conoce, aunque todos los días se escucha hablar de ellos. Son jóvenes, muchachos, de piel cetrina y caminar reposado, que hablan entre ellos en susurro y escuchan atentos todos los ruidos del entorno. Los árboles los miran pasar y les arrojan hojas para que su descanso sea muñido, les arrojan flores y el viento les refresca su cansada humanidad. El peso del fusil y los pertrechos, la cama, la ración de granos secos, la panela, los libros, la munición de reserva y explosivos, son sus valiosas pertenencias. Ellos son los guerrilleros, incognitos e ignotos, que llevan el ayer a cuestas y viven el hoy pensando en el mañana.

guerrilleros-de-las-farc-parejaEl luchar está en la razón de ser del guerrillero. 

Nadie de los grandes empresarios de la prensa los conoce; y sin embargo, cegados por su odio contra esos hijos del pueblo que se han levantado a defender sus derechos, utilizan el poder de sus medios de comunicación para presentarlos como si fueran bestias irracionales.

Los guerrilleros y guerrilleras, se ocultan entre el follaje como se oculta el sol cuando la noche llega.  Aparecen y desaparecen para sobrevivir, para supervivir, porque su vida de revolucionarios los hace presa del soldado de un Estado burgués, que se alimenta con la explotación y la desigualdad que agobia al pueblo de Colombia.   

El luchar está en la razón de ser del guerrillero. Combatientes anónimos en la vida como en la muerte. Porque cuando llega la hora definitiva, que nos recuerda en su obra el Che Guevara; en el combate al enemigo; cuando caen los guerrilleros y guerrilleras, solo nos llora la selva y nuestros camaradas, igualmente anónimos. Solo ocasionalmente nuestras familias se enteran y cuando eso sucede, sus lágrimas han de brotar en silencio para que le ley no se entere.

guerrilleros-de-las-farcPero ha de llegar el momento en que el mundo conozca los nombres y la memoria de los miles de guerrilleros y guerrilleras que como Libardo del frente 26 en el año 91, o Boris Paciencia, combatiente de la columna Juan José Rondón, que cayó en la operación militar “Destructor Uno”, o, a la india Judith, Adriano Porrón, Silverio, o los valientes caídos en el asalto al Cerro de  Girasoles, el negro Jimmy muerto en el Páramo del Sumapaz,  todas las Dianas que han caído en esta larga lucha; Consuelo, Johan en Teteyé, Ebert Pichón, Valentina, el Comandante Urías Rondón, tantos y tantos héroes y mártires, enterrados como NN en los cementerios o en algún lugar perdido de la selva colombiana, cuyas tumbas esperan abiertas a que la memoria del pueblo, de sus camaradas, familiares y amigos, los rescate del olvido; y por fin, algún día sea cerrada con un puñado de tierra y un eterno recuerdo. El recuerdo de su aporte a la obra guerrillera, de lo mucho que dieron e hicieron por la construcción de este proyecto de una nueva Colombia que anida en nuestra memoria colectiva.

Hace ya muchos años, el Comandante Sandoval, hoy también habitante del mundo de los recuerdos, en una tarde fría y nublada, en los cerros aledaños a Medellín del Ariari, nos dijo: “No basta con ingresar a las FARC, el título de guerrillero lo ganábamos en el quehacer diario, frente al enemigo, en el trabajo, en el estudio - y añadió- es la herencia que dejamos para las nuevas generaciones de combatientes”.

La herencia más hermosa que todos los caídos han dejado, como testimonio de su lucha, es el ejemplo de ser revolucionarios hasta la muerte. Sin que se note, silenciosamente, en medio del fragor del combate y la dura vida guerrillera, los caídos, han cimentado el edificio de la resistencia armada en Colombia.

Gloria eterna camaradas; desde su heroico anonimato guerrillero marcaron con la huella indeleble de sus botas en el campo de combate la ruta que seguimos: luchar sin claudicar. 

La tumba del guerrillero desconocido también espera una verdad.


URL corto: http://goo.gl/4KBFQB

0
0
0
s2smodern
Fidel Rondón

Columnista del Jueves
Integrante de la Delegación de Paz de las FARC-EP

Boletín de noticias

Email:

Blogs