• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
Viernes, 18 Septiembre 2015 00:00

UNA PATRIA SOLIDARIA.

Escrito por
0
0
0
s2smodern
Dezplazamiento en la frontera colombo-venezolana Dezplazamiento en la frontera colombo-venezolana

Por: Edilson Romaña, integrante de la Delegación de Paz FARC-EP


Cuando se anunció la llegada al poder en Venezuela del Comandante eterno Hugo Rafael Chávez, la ilusión volvió a los corazones de muchos colombianos.

Una guerra antipopular, desbordada en políticas neoliberales, paramilitarismo, masacres, torturas, despojo de tierras, falsos positivos y persecución a los que no estuvieran de acuerdo con sus intereses, en los tres gobiernos de Pastrana, Uribe y Santos, hizo que muchos colombianos buscaran refugio en el vecino país; única manera de encontrar alivio para sus familias y dejar atrás el estrés de la persecución, chantajes y guerra sicológica permanente contra su integridad.

Eran épocas siniestras. Aquí, en Colombia, se presentaban las masacres más horribles del continente, como la matanza de seres inocentes y humildes campesinos en Mapiripán o en Caño Jabón ambas en el departamento del Meta, para no hablar del azote paramilitar a las regiones de Urabá, Chocó, Cauca, Antioquia y Putumayo, con plena complacencia de la Fuerza Pública. Mirar las declaraciones del capitán retirado del Ejército Adolfo Henrique Guevara Castillo, que llegó a ser jefe de inteligencia del departamento del Magdalena. Es un testimonio de tantos. O la del mayor de la policía Juan Carlos Meneses (…)

Con la política de Álvaro Uribe y su ministro de defensa (¿guerra?) Santos, pagando grandes sumas de dinero por la muerte de guerrilleros, se dispararon los falsos positivos, verdaderos crímenes de guerra. Por supuesto muchos mandos militares y políticos, se beneficiaron con la sangre de seres humanos inocentes.

Más de 5, 6 millones de pobres encontraron su salvación en el oriente colombiano, marchando en carro, en motos y en muchos casos a lomo de mula y a pie, pasando ríos, montañas, sabanas y selvas para poder salvar sus vidas y las de sus hijos, dejando atrás todo su patrimonio y sus seres queridos.

Con la supuesta desmovilización de las AUC, lo que se hizo fue diseminarlos en el continente, para seguir persiguiendo a quienes se les habían escapado de sus garras, y de paso, desestabilizar Gobiernos progresistas.

Es por esto que el problema de la frontera no es responsabilidad del Gobierno venezolano, interesado en ganar unas elecciones como de manera distorsionada lo muestran a través de los medios colombianos; es por el contrario un problema que tiene que ver con las causas estructurales del conflicto político, social y armado de nuestro país y por tanto la responsabilidad es de la oligarquía colombiana, esa oligarquía santanderista, retrógrada, mafiosa que nos ha gobernado desde siempre y que lanzó un puñado de campesinos a defenderse de una guerra asimétrica, durante 51 años, dando origen a las FARC-EP; esa oligarquía que no quiere saber nada de los necesitados, esa misma que vive y se alimenta del robo de millones de dólares todos los días.

Fíjese usted, en estos dias se han llenado los caseríos y ciudades de la frontera de funcionarios del Gobierno colombiano, a ofrecerles lo que nunca les van a cumplir. Esa ha sido su historia, y para solo poner unos ejemplos: ¿Qué pasó con los pobladores que se tomaron el aeropuerto El Dorado? ¿Que pasó con los campesinos de El Mango? ¿O con los habitantes del departamento de Santander? ¿O con los miles de desplazados? Con lo único que sí estamos seguros que cumplen, es ¡garrote por parte del ESMAD!; ahora lo que les ofrecieron como gran ayuda a los que están allí en la frontera fue vincularlos en un programa que llaman “familias en acción”; para tratar de volverlos informantes del Estado dentro de su política de: “está conmigo o es mi enemigo”. En pocos meses no se volverán a mirar más funcionarios allí, ya se habran olvidado de todo. Así es Colombia con sus élites.

Las FARC-EP abogamos por una salida dialogada del conflicto fronterizo; como dijo el ex presidente Pepe Mujica del Uruguay: la paz de Colombia es la paz del continente.

Somos dos naciones hermanas, hijas de un mismo padre, con una misma cultura: caribeños llaneros, mestizos, mulatos, indios, negros y blancos. Desde La Habana, Cuba, un grato saludo a todas y todos los colombo-venezolanos.


URL corta: http://goo.gl/Ay1sYF

0
0
0
s2smodern
Edison Romaña

Columnista del Viernes
Integrante de la Delegación de Paz de las FARC-EP

Boletín de noticias

Email:

Blogs