La clave de la solución dialogada y pacífica al conflicto no se halla en cerrar las puertas a la política, sino en abrirlas de par en par. Ha llegado esa hora.