• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
Miércoles, 09 Diciembre 2015 00:00

A 25 años del ataque a “Casa Verde”: La perspectiva de un Acuerdo final y el miedo al pueblo y a la reforma

0
0
0
s2smodern

Por: Jairo Estrada Álvarez, Profesor del Departamento de Ciencia Política Universidad Nacional de Colombia

El domingo 9 de diciembre de 1990 se produjeron de manera simultánea dos hechos que habrían de marcar la historia reciente de nuestro país. Al tiempo que se abrían las urnas para elegir los setenta constituyentes que conformarían la Asamblea Nacional Constituyente, se produjo en el marco de la llamada “Operación Colombia” el ataque a “Casa Verde” con el fin de liquidar al Secretariado de las FARC, a través de un inmenso operativo militar en el que participaron cerca de 1.600 hombres, que contaron con el apoyo de 46 aeronaves de la Fuerza Aérea. 

Después del parte inicial de victoria del entonces Comandante del Ejército, General Manuel Alberto Murillo en horas de la tarde de ese mismo día y de su anuncio de que con esta acción se había “restablecido el orden y el imperio de la ley en esa zona”, se conoció al día siguiente un casete con la voz de Alfonso Cano, en el que el comandante guerrillero informaba que “él y sus demás compañeros se encontraban sanos y salvos”, según las informaciones de prensa de la época. La calculada operación de ejercicio de la “soberanía interna” había fracasado. 

Lo que le siguió a esos hechos es conocido. Se cerró la puerta del diálogo y con ello la posibilidad de la participación de la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar - CGSB en la Asamblea Nacional Constituyente, la cual sesionó y promulgó la nueva Constitución en julio de 1991, que fue definida como un tratado de paz, incompleto e inconcluso -debe afirmarse- pues las principales fuerzas guerrilleras de la historia del país no hicieron parte de ella. Mientras la Asamblea sesionaba, se produjo una de las más intensas contraofensivas guerrilleras, que condujo a la reunión exploratoria entre el Gobierno de Gaviria y la CGSB en Cravo Norte (Arauca) en mayo de ese año y luego a los diálogos de Caracas entre junio y noviembre. Tales diálogos se reanudaron en Tlaxcala en marzo de 1992 y se rompieron definitivamente en junio. En julio, el entonces Ministro de Defensa, Rafael Pardo Rueda anunció la política de “Guerra integral”, que tenía como propósito principal derrotar a la guerrilla en 18 meses…

Valor histórico del proceso actual y persistencia del miedo al pueblo

No tiene sentido traer a la memoria estos hechos para hacer un ejercicio de historia contra-fáctica en los términos de “¿qué hubiera pasado si…?”. Con ello, busco más bien reafirmar una vez más la trascendencia de los diálogos de La Habana y, sobre todo, que el país se encuentra frente a la posibilidad real de la firma de un Acuerdo final entre la guerrilla de las FARC-EP y el Gobierno nacional, cuyo valor histórico sigue sin sopesarse con la fuerza debida. La incorporación de la guerra en la vida cotidiana como una anomalía con la que se ha podido vivir, impide avizorar con suficiencia el significado del arco histórico en el que sea posible el trámite de la conflictividad social y de clase a través de los recursos que brinda la política, el cual se inaugurará con el muy posible acuerdo de paz. De los contenidos y la calidad del Acuerdo final, así como de su efectiva implementación dependerá en gran medida que la paz a construir, que no el fin del conflicto, sea en efecto estable y duradera y con justicia social.

Si se juzga por lo hasta ahora pactado, es indiscutible que estamos frente a una potencia transformadora que para desatarse a plenitud requerirá un cambio en la correlación actual de fuerzas, aunque los acuerdos en sí mismos señalan algunas de las rutas futuras que asumirá el conflicto social y de clase. Se trata del probable inicio de un ciclo reformista, de intensificación de la lucha política por la democracia profunda y avanzada en los diferentes ámbitos de la vida social. De ello dan cuenta los acuerdos parciales “Hacia un nuevo campo colombiano: Reforma rural integral”, “Participación política: Apertura democrática para construir la paz”, “Solución al problema de las drogas ilícitas”, y muy seguramente el esperado acuerdo sobre el “Sistema integral de verdad, justicia, reparación integral y garantías de no repetición”, incluida la “Jurisdicción especial para la paz”.  En todos ellos, se encuentran reflejadas aspiraciones históricas aplazadas del campo popular, que son coincidentes y van en la misma dirección de sus pretensiones actuales. 

El aporte histórico del actual proceso de paz, más allá de la superación de la guerra, se encuentra en el muy probable impacto democratizador sobre la sociedad colombiana, si le logra garantizar -con el correspondiente soporte popular- que lo acordado sea efectivamente implementado. No son previsibles aún otros efectos desencadenantes y sobrevinientes. Por lo pronto es evidente, sin haber terminado la negociación, que los escenarios de la implementación tendrán la impronta de la conflictividad.

En el imaginario de las clases dominantes se mantiene la idea del sometimiento guerrillero. Por ello, la expectativa de un acuerdo final ha estado fundada en una paz gratis fiscalmente y sin reformas, en el castigo penal de la rebelión armada y en el reduccionismo “desmovilización, desarme, reinserción, DDR”. En el proceso actual se reafirma el miedo al pueblo y a la reforma que ha acompañado la historia republicana y predomina la tesis que la paz es para aclimatar de mejor manera los negocios, sin afectación alguna del régimen de dominación y explotación.

Tres hechos recientes son un buen indicador de esta afirmación:  

¿Un Acuerdo final para que todo siga igual?

Primero, la declaración del Consejo Gremial Nacional de pasado 5 de octubre, en la que se pone de manifiesto que su respaldo al proceso de La Habana (siendo desde luego importante) está condicionado a que los acuerdos alcanzados sean incorporados al orden social vigente, sin afectarlo de manera alguna. Su idea de negociación “por razones humanitarias” y “asimétrica en favor del Estado”, además de desconocer las razones por la cuales se llegó a la situación de la solución política, considera que el Estado lo hace “para acoger dentro de la legalidad a quienes se encuentran por fuera de ella y para fortalecer la capacidad de las instituciones y continuar avanzando en la conquista de una Colombia mejor”. Es decir, el proceso paz es de mero sometimiento y reinserción.

Ello explica, por ejemplo, por qué los acuerdos sobre una “reforma rural integral” son reinterpretados, no sólo para inscribirlos dentro de la lógica del modelo de empresarización capitalista del campo, sino para afianzar el existente régimen de concentración de la propiedad sobre la tierra  e incluso demandar la revisión regulaciones ya preexistentes en la legislación colombiana. Señala el Consejo: “Instrumentos como la expropiación por motivos de interés social o de utilidad pública, y la extinción administrativa del dominio por incumplimiento de la función social y ecológica de la propiedad, si bien preexisten en la legislación colombiana, deberán ser revisados y reglamentados en su aplicación, en un marco de garantía del debido proceso y la legítima defensa de los propietarios legales de la tierra”. La apelación a la legítima defensa es cuando menos preocupante cuando se contemplan los escenarios del posacuerdo. No sobra preguntarse si por “legítima defensa” se comprende la organización de grupos paramilitares, tal y como ha ocurrido a lo largo de la historia del conflicto. 

En el mismo sentido, deben ser leídos otros pasajes de la declaración gremial. La “Jurisdicción especial para la paz” sería una concesión que se justifica si permite el sometimiento a la “justicia penal transicional o restaurativa”; pero no lo es cuando contempla responsabilidades indirectas (dígase, las que comprometen a sectores del empresariado) o si es definida como universal y “no reconoce inmunidades ni fueros”. La reparación a las víctimas no debe ser para superar las limitaciones de la ley estatal vigente, sino para comprometer a las FARC en sus dimensiones morales y económicas. La “Comisión de la verdad (sic)” no debe ser para promover “un debate retrospectivo sobre sus instituciones (las del Estado)” que “podría conducir a un injusto deterioro de su legitimidad”. Se persiste en la idea de que las economías ilegales serían las que hacen subsistir el fenómeno guerrillero y se llama a la atención sobre el no conocimiento de “compromisos para entregar bienes y rendimientos financieros asociados con el portafolio de negocios ilegales”, ignorando el propio de reconocimiento en los acuerdos pactados de la conexidad de estas economías con la rebelión y su propio carácter sistémico. A los acuerdos sobre la problemática de las drogas ilícitas se les admiten “ideas sensatas”, pero a renglón seguido se manifiesta preocupación porque la “erradicación se planee como un mecanismo voluntario que supone acuerdos previos con las comunidades”, indicándose que bajo esa metodología “la acción estatal podría quedar paralizada a término indefinido”.

¿Hacia la militarización de los centros urbanos?

Segundo, la petición del alcalde electo de Barranquilla, Alejandro Char, de militarización de la ciudad para enfrentar los problemas de seguridad. Aunque semejante (des)propósito contó con un rechazo importante y por lo pronto no prosperará, sí es una inquietante muestra de la forma como sectores de las clases dominantes conciben la seguridad urbana y la política para enfrentarla. La pretensión de Char se inscribe dentro de lo que el sociólogo Loïc Wacquant ha expuesto magistralmente en su libro “Castigar a los pobres: el gobierno neoliberal de la inseguridad social”. Junto con las políticas sociales de corte higienista que a través del asistencialismo buscan limpiar el paisaje urbano de la obscenidad de la pobreza, y la medicalización de los pobres, es decir, considerarlos enfermos activos o potenciales (alcohólicos, drogadictos, depresivos o locos, etc.) y con tendencia a delinquir, se encuentra la tipificación penal de conductas consideradas propias de los pobres. Y ahora, con la propuesta de Char se introduce la tesis de que los problemas de inseguridad urbana, pueden enfrentarse a través del tratamiento militar, ocultando de esa forma los problemas sociales no resueltos que se esconden tras de ella.

En el contexto colombiano, tal (des)propósito puede considerarse un anuncio de las nuevas tareas que se le pretenden adjudicar a las Fuerzas Militares a fin de evadir la necesaria redefinición de su doctrina, tamaño y estructura en el posacuerdo. Si antes esas fuerzas concentraban su accionar en la lucha contrainsurgente, ahora -reinventando el enemigo interno- deberán centrarse en la lucha contra la criminalidad común, que no es otra que la de los pobres. Y tras de ello, la persistencia de la militarización para enfrentar la protesta y el conflicto social, extendiendo una práctica ya existente en el país. El posacuerdo no puede ser el tránsito de militarización del campo a la militarización de los centros urbanos.

¿Repúblicas independientes o necesaria solución territorial?

Tercero, el rechazo tajante por parte de la Delegación del Gobierno en La Habana a la propuesta de las FARC-EP de constituir “Territorios especiales para la construcción de la paz – TERREPAZ”. Una propuesta que a todas luces es juiciosa y sensata, y que la Revista Semana invita a discutir en profundidad “porque ahí está el meollo del posconflicto y de su futuro político (el de esa guerrilla)”, fue respondida por el Gobierno, en los siguientes términos: “No estamos en este proceso para dividir el país, ni para hacer entrega de territorios ingobernables. (…) Nunca hemos pensado en una Colombia fragmentada, no hace parte de nuestro imaginario. Los famosos TERREPAZ hacen parte únicamente del imaginario de las FARC”. 

Sin entrar a analizar la interpretación gubernamental, indiscutiblemente distorsionando en su interpretación el sentido y la letra del texto guerrillero, y considerando que el tema todavía no se ha abordado en la Mesa, lo que lo que se pone en evidencia son algunas de las dificultades que enfrentará la discusión del Punto 3 de la Agenda “Fin del conflicto”, en particular en lo que se refiere a la dimensión territorial del proceso de normalización de la guerrilla. Más aún si éste busca definirse de acuerdo con la lógica de la fórmula del DDR. Basta una mirada a la historia territorial del conflicto colombiano para comprender que no se estará -en el caso de las FARC-EP- frente a un proceso de desmovilización de guerrilleros que abandonarán las armas para trasladarse a los centros urbanos para reinsertarse en la vida civil.

Si la construcción de la paz es con enfoque territorial, como se afirma en forma reiterada, la solución política implica una solución territorial, con todo lo que ella contiene. No es la delimitación geográfica para revivir el fantasma de las “repúblicas independientes”. Es el territorio como relación social conflictiva que posibilite efectivamente el destierro de la violencia, genere condiciones de convivencia y garantías de no repetición, reconozca formas de gobierno y economía que se han dado las comunidades que lo han habitado con la realidad de la presencia guerrillera, cumpla funciones propias del ejercicio de la justicia restaurativa y prospectiva pactada por las partes. Y que permita materializar el cese bilateral y definitivo de fuegos y de hostilidades, así como la dejación de las armas.    

Colofón

Las buenas noticias que llegan de La Habana acerca de la perspectiva de un muy probable Acuerdo final indican al mismo tiempo no solo la pesada carga de complejidad y dificultad que tienen los temas aún pendientes, sino sobre todo la fuerte conflictividad que se avecina en el período del posacuerdo. Los contornos, los momentos y los lugares de la implementación de lo acordado serán los propios de la intensificación de la lucha social, en el contexto de un régimen de dominación de clase que pese a estar afectado por las implicaciones de la solución política se resiste a la reforma. Las preguntas que siguen rondando son: ¿Cómo se va a encontrar el campo popular en esas nuevas condiciones? y ¿qué capacidad tendrá para consolidar un cambio en la correlación de fuerzas que permita avanzar hacia la necesaria democratización política, económica, social y cultural?

Publicado en la Revista Izquierda, No. 60, Bogotá, diciembre de 2015. Consultar en www.espaciocrítico.com


 URL Corto: http://goo.gl/P6oH8a  

0
0
0
s2smodern

Artículos relacionados

  • En riesgo la vida del prisionero político de las FARC-EP Arnoldo Perdomo
    Leer más...
  • Comunicado de la Fundación Colombiana De Ex combatientes y Promotores de Paz / (FUCEPAZ)
    Leer más...
  • Presos del Patio 4 de la Picota Iniciamos Desobediencia Civil Pacífica Exigiendo Solución a Crisis de Salud
    Leer más...
  • Traslado de Prisionero Político Como Mecanismo de Retaliación
    Leer más...
  • Combates con el Bloque Jorge Briceño en la Uribe Meta
    Leer más...

En video

entrevistasmarquetaliacomunicadoEstado Mayor CentralAniversario de las FARCEPcrisis diálogoscomunicado EMCseguridad informaticaPoemas+Alfonso+héroesguerrillerasmujeressocialismorevolucionColombiaeducacionFARCguerraINFILTRACIÓN EN PEINDAMÓMovimiento Bolivariano por la Nueva ColombiaJesús SantricUribeURIBE VÉLEZBolívar y ManuelReflexiones en torno a la combinación de las formas de luchaIntercambioCese el FuegoManuel Marulanda VelezResistenciaComision INternacionalinternacionalmontajes policialesinstalación diálogososlonoruegafacebookbloqueo webcensura políticaApoyo diálogoscomunicados conjuntosfin de clicodiálogos de pazpublic declaration OsloOur dreampeace with social justicepaises garantesreflexionesanálisisinicio diálogosAgenda de la habanaacuerdo generalterrorismo de estadoindigenismojusticia socialpropuestas farcepdemocratización propiedadreconocimiento politicoderechos del campesinocomunidades indígenasafrodescendientesvictimas del desplazamientocapital transnacionalReforma del EstadoAsamblea Nacional ConstituyentePreguntas de la prensaRicardo TéllezPablo Catatumboconflicto colombianodesinformaciónreelección de Santoscensura mediáticaespeculaciónJesús SantrichZRCcierre noveno ciclorueda de prensacomunicado delegación de pazForo ecuménicoMárco León CalarcáDelegación de paz FARCEPhistoriatregua bilateralestadísticasDaneTLCDesigualdad socialbalance de la mesaCaprílesSantostiempos del gobiernoTrans Pacific Partnership,NATOParticipación políticafalsos positivosmanipulación mediáticacalendario electoralforo participación políticaUniversidad NacionalPueblos indígenasmiedo al debáteNoticias delegación de paz farcepholandesesdelegaciones políticasChe GuevaraAntonio MaceoCubacampesinosnueva ruralidaddescampesinizaciónsolución políticaNueva Colombiaorigen del conflictoRevista Semanatratado de pazONUMesa de ConversacionespropuestasgarantesComisiones de PazForo denominado Política de Desarrollo Agrario Integralparticipación ciudadanacalumniasFlavio Bolsonaro10 propuestas mínimaspropuestas segundo punto agendaETTORE BALESTREROcatolicismoNuncio Apostólicoprotestas CatatumboSimón Trinidadsegundo punto agendaMovilización socialcontituyentedemocracia realPrimer Informe Conjuntoforos de participaciónconclusión primer puntoinforme conjuntogarantias políticasrepresión estatalconstituyenteconsensorecesocrónicasIván Márquezpacifismoformas de luchasudáfricacatatumboinvitación al diálogoaplazamiento electoralELNunidadinsurgencia colombianacese bilateralfuerzas militares y policiasreconciliaciónPaz en colombiaaclaracionesprotesta socialdeclaracionesmujeres farianasCumbreUniddad InsurgenteGry LarsenVicecanciller de NoruegaEmbajador de NoruegaEvo Moralesconstituyente 1991Asamblea constituyentemecanismos de participacióndescentralizaciónadecuación de las Fuerzas Militarescasa verdejusticiaMinistro CarrilloEleccion PopularReforma PolíticaReforma Democráticacultura farcepsoberanía políticaorganizaciónrefrendacióndelegacionesoposición políticaclientelismosfin de cicloparicipación políticaonce propuestasvallapachito santospaz sin impunidadcocoitapacho santosproceso de pazjuan Manuel Santosprisionero de guerracanjerepresiónterrorismo estatalrepresion brutalesmadbloqueo cubanoLa HabanaCartascorrupciónCIAApoyocuartel moncadaconmemoracióninternacionalismoFidel CastroDaniel CorornellMaduroRaul Reyescorreos electrónicosNuevos llanerosfirmas de abogadosUAFstransnacionalespropiedad de la tierraHumberto de la Callediez propuestas minimasderechoa a ser gobiernofinanciación estatalConsejo Nacional Electoraldoctrina militargenocidio UPmarco juridicoÁlvaro LeyvaAcuerdos Habanaprocesos de pazcapitalismorevolución cubanavíctimasperdónorganizaciones guerrillerasacuerdo finaldemocratización realGarantías plenas de seguridadguerrilleras en rebeliónDelegación guerrilleraprensaentretenimientofútbolsanta femillonariosculturaverdad historticaverdad históricaresponsabilidad históricaderechos humanoslatifundistasmedios de comunicaciónmemoriajusticia transicionalconflicto en colombiacorte constitucionalsolución consertadainformaciónpropiedad medios de comunicaciónespectro radioelectricomedios alternativosLGTBIinsurgencialuchas históricasasesinatos lideresrepresión internacionalpartido comunista de mexicoPCMsolidaridadpropuestas minimasterritoriosordenamiento territorialCámara TerritorialGeneral Mantillaejército de Bolívardifamacionespropagandaguerra mediáticaJacobo Arenasacuerdos de pazKevin Scottacuerdosasesores políticoscausas del conflictofalsas informacionescumpleañosTimoleón JiménezFARCEPnoticiasparo nacionalFederación Nacional de CafeterospetróleoEcopetrolmineros artesanalesestudiantesdignidad nacionalcrisis agropecuariaurbanoconsejos urbanosfondo de conpensaciónMarcela Gonzálesdeuda públicaparalisisdecretos gobiernoreferendoacción militarley referendofirma de acuerdomaniobrasdrogas ilicitaspolítica públicaparticipación socialCONPESCONFISBanco de la RepúblicaContraloría socialpolítica económicaluchas popularescruz rojaNaciones Unidasunión EuropeaSICBINCIespionajeprimer punto de la agendaley de referendocongresoJuan Fernando Cristodesaparicionesparamilitarismodesplazamientoministrosconsulta previapoder popularestado colombianotratados internacionalesproceso de integraciónBloque Comandante Alfonso Canopueblo colombianoparo agrariopacto agrariotierrasalexandra nariñoseguridad nacionalviolenciaunilateralidadsometimientopacto de pazcomunicadosjorge briceñoAlfonso CanosaludossoldadomercenarioaniversarioscelebracionesRaul CastrohéroesJesse JassonliberaciónPiedad Cordobasabotajesmalwareconversaciones de pazfiscalMontealegreintegraciónpinzónCecilia OrozcoretenidoJuan Carlos Pinzóncrímenes de guerraSaludoCristina Fernándezguerrilleras FARCEPVictoria Sandinomujeres FARCEPpartido EnhedslistenDinamarcafeminismoigualdad generoprocuradorAlejandro OrdóñezMarcoleón CalarcápoemaordoñezArmisticiofoto de las FARCEPpuntos de la mesapresosmultinacionalestercer punto agendajuventudacuerdos parcialesnarcotraficoBloque surEstados Unidospropuestas tercer puntodrogasantidrogasEEUUmandeladeportefestivalsergio ibañezpolítica antidrogasfascismoPetroreintegraciónchileprisioneros políticosmasacres paramilitaressustitución de drogasBoletín de prensaCultivos ilícitosestudio propuestasprensa FARCEPMarcha PatrioticarepatriaciónCICRdesarrollo propuestasArgentinaguerra suciadebate farcepvideorebeliónfuero militarsustitución de cultivosjuridicidadCelaciniciativas diálogoAcuerdos especialesViceprecidenteregularización de la guerraAcuerdo HumanitarioMonsantointervencionismoescuchas ilegalesinterceptacionesVenezuelaFabián RamírezantiimperialismoSucumbíosEcuadorHugo ChávezUNASURguerrillerosRusiaconflictoreparaciónOITReforma AgrariaReglamentosSamperneoliberalismoGaitánGaboinjerenciaDIHgestos de pazTercer punto agendaSolidadridad internacionalPalestinaGazagenocidioplenipotenciariosanálisis políticoVíctimas del conflictoChávezbolivarianismomilitarismoForo AgrarioUnión Patrioticaviolación DIHlibertad de expresiónForo VíctimasCarlos Antonio Lozadavíctimas del estadocapitalismo salvajeBogotáComisión Histórica del Conflicto y sus Víctimasfotografíasfin del conflictodesescalamiento de la guerraForo de Sao PauloGuerrilleros víctimas del conflictoPastor Alapedejación de armascomisión de normalizaciónderecho a la rebeliónsubcomisión de génerogenerohistoria FARCComisión Técnicasalvedadesborradores conjuntosCDRWiwasSerra NevadaResistencia indígenaSub comisión técnicaComando Guerrillero de NormalizaciónRubín Morrojuridicidad guerrilleraViolencia MéxicoCaucaToribioIndígenasDDHHGeneral Alzate Moracrisis carcelariaERON PicotaChocódelito políticocomisión de géneroBojayáJoaquín GómezFrente Amplio por la PazCongreso de los PueblosUnidad LatinoameticanaHabanaAntonio Navarro Wolffpersecusión políticatrAméricaEjércitocolombianosultraderechapolíticoAmérica LatinanacionalBolívarConstituciónPresidenteeconómicahabitantesmunicipiocomandantesoberaníaKofi AnnanintelectualesdemocraciaMedellínparamilitarcombatientesmemoria históricadesminadopazbombardeolibertadComisión asesora de Paz,Acuerdo de Ginebracorrupción del estadominasamnistíaextradicióncarcelesverdadLavrovtierraBACRIMEstadoGorge Eliecer Gaitán9 de abrilbogotázoJuventud RebeldeCumbre de las AméricasEE UUcese unilateralFuerzas Militaresreforma constitucionalMaximos ResponsablesIn Memoriamavances del procesohuelgaTrabajadoresInconformidadClandestinidadBarrioglifosatoBombardeosComisión de Esclarecimiento de la VerdadpobrezaArchivosRussiaSegunda Guerra MundialComisión Esclarecimiento del paramilitarismoFrentes de las FARCDescontaminación de explosivosAntioquiaViolencia en ColombiaZIDRESZonas de Reserva CampesinacampoFERIequidadComisiónDerecho penal enemigoNo repeticiónRefugiadoSiriaEl MangoInzáArgeliaPoliciasAmbienteTumacoRíoagroquímicosecosistemasSri Sri Ravi ShankarÁlvaro Uribe Vélezpolíticas de estadoparlamentoverdad pura y limpiaEsclarecimientoTelesurtvTelesurdelegación paz FARCEPParamilitaresdesescalamiento del conflictoExplosivosGobierno NacionalOrejónComunidadVEREDA OREJÓNLa escombreraEscombreraDon BernainscripcioneseleccionesCORRUPTOAlcaldiasnarcomafiasfraudePaz y ReconciliacióntestaferrosSexualesaborto mujeresEstado colombianoCartaACOREfuerzasmilitareseconomiaPapa FranciscoPuebloCese al fuegohostilidadesLíderGenaro Garcíajurisdicción guerrillerasimón Bolívarparamilitarismo en venezuelaReparación Integral a Víctimas del ConflictosistemáticaFiscalíadignidad de las personasestigmatizarrevictimizarComisión JurídicaorganizacionesHomenajeGuerrilleroSubcomisión JurídicaimpunidadesPicotaInstituto Nacionalpresos socialesuna Colombia en pazPrisioneros de las FARCEPcarácter políticoFranciscoMartínez,Cese al fuego unilateral yaFrente NacionalAlfonso López Michelsencanasta básicadéficit fiscalbonanza cafeteraMandato CaroGobiernotierras de las FARCJean ArnaultJosé BayardiSistema Integral de verdad, justicia, reparación y no repeticiónCese al Fuego Bilateral ¡YA!FelicianoIndigenaMovimientosforo sobre fin del conflictoGobierno colombianoenemigo internoaniversarioAcuerdoVamosPorLaPazCeseAlFuegoBilateralYaJurisdicción Especial para la Pazfuerza publicagesto de pazMesa de comversacionesdelegaciónla Jurisdicción Especial para la PazLa construcción de la pazmuerteHospitalcompromisoPoliticosPenitenciarioMarcoFamiliaresPresosPoliticosPatriaDesmonte del paramilitarismoPaisReuniónhostigamientoconstitiyenteCese al fuego unilateraltreguaProceso Constituyentes por La PazRed Universitaria por La PazComunidades basadas en la feBloques FARCEPOctubreAtaquesPeligra Cese UnilateralPolíticaDocumentoConcejo Gremial NacionalFONAPAZFondo de tierrasNiñosVeeduríaAsamblea GeneralTimochenkojóvenesMovimiento PolíticoNormalización socialprisioneros de guerraatención médicahuelga de hambrehacinamiento carcelariosocialesJuridicción Especial para la PazDelegación de Paz de las FARCEPsaludo fraternoUnión Sindical Obrerasensibilizarasamblea1000 prisionerospresos políticosdesobediencia carcelariaPrisioneros Políticos de GuerraesperanzaapretónafrocolombianosPartes de GuerraOperativos MilitaresGestos humanitariosDelegación de PazIV SEMINARIO INTERNACIONAL DE PAZPLANPAZTERREPAZOrganización política abiertaBriceñoPlan pilotoplebiscitoPaz estable y duraderaRedefiniciónUNESCOConflicto armadoComunidadesEL COLOMBIANOReconstrucciónPropuestaparticipaciónEl Orejónmunicipio de BriceñoconflictividadLa Habana CubaprotocolosinsoslayableconvocatoriaComandante Carlos Antonio Lozada25 aniversario9 de diciembreCGSBExcombatientesDeclaración Universal de los Derechos HumanosEconómicosCulturalesDerechos CivilesbilateralesdesarrollosAcuerdo Final de PazLibertadorGobernantesAlcaldesConflicto,JúbiloCampeónFelicitamosUn nuevo futurotrabajoINPECCarcelarioSaludo de las FARCEPNoviembreIndultoHumanitarioIndignasISAGENEl Buen Pastorpolítica criminaldejación de las armasmonitoreoverificaciónconstituyeobservadoresinternacionalescrisis humanitariafirma del Acuerdo FinalnegligenciaResolución 2261Bilateral y DefinitivoPlan Colombianegligencia médicacautiverioJHON JAIRO MORENO HERNÁNDEZInfanciaincumplimientoinstitucionesreclutamientodesprotecciónMArtín VillaRutaReincorporaciónGarantiasoposiciónagresióncriminallograr la pazpobrespropósitoPanama PapersCaño CristalesCámara de RepresentantesArtistasMovimientos SocialesCórdobaLatinoaméricaOCLAEPedagogiaAlegríaPresionesBilateralidadAcuerdo especialDelegadascampamentosAudiencia PúblicaLucha de clasesPCCreforma rural integralMinisterio de Defensaintereses éticosAfrodesecendientesComunidades AfrocolombianasAudienciaOrganizaciones SocialesCINEPForo por ColombiaViva la CiudadaniaDerechosCese al fuego bilateralZonas Transitorias de Normalizaciónmisión tripartitaEstatuto de oposiciónZonas Veredalescomité de escogenciajuecesCierre del Acuerdodécima conferenciaBloque Magdalena MedioCapturadossalida de menoresMenoresretencionesSalidaLa ChinitaMasacredesaparición físicaRaúl LescanoYaríAgendaEnrique AnguloDía Nacional

Boletín de noticias

Email:

Lo último en NC

Blogs