• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
Sábado, 24 Enero 2015 01:48

Bienvenida al club, Angélica

Escrito por
0
0
0
s2smodern
 
Bienvenida-Angelica.jpg
«Lo que le resultaba más difícil admitir era que el mundo siguiera, la gente, como si nada pasara, como entes insensibles refractarios a todo sentimiento de justicia y de piedad»

Por Gabriel Ángel

La niña permanecía sentada, casi tendida en el canapé, con el último libro del periodista colombiano Germán Castro Caicedo al alcance de su vista. La noté algo abstraída y apesadumbrada, aunque pensé podía ser efecto de la mañana gris que lo envolvía todo. Pareció darle algún trabajo apartar sus ojos de la lectura, pero al hacerlo me sonrió con su habitual ternura.

Bromeé con ella acerca de su aspecto. Dos días antes la había visto en medio de una fiesta, vestida con un jean y una blusa ligera. Ahora en cambio vestía un traje entero, de color negro y gris, cuya falda llegaba algo más abajo de sus rodillas. Su aspecto no era propiamente el de alguien que descansa en su casa cómodamente tendido en un sofá, sino más bien el de quien espera cumplir una formalidad. Por eso le pregunté si estaba pensando en salir, tanta elegancia no se correspondía con el momento.

Exhalando un suspiro, con aire de añoranza, me respondió que ojalá así fuera. De una silla, ubicada a un par de metros, se irguió entonces uno de sus amigos, quien también estaba dedicado a la lectura. Angélica pareció sorprenderse, en realidad exclamó que no se había percatado de su presencia. Hubo risas. Él comentó que un buen rato atrás la había v isto llegar, poner el libro sobre el canapé, examinar pensativa el rededor y finalmente tenderse silenciosa a leerlo. Debería haberlo visto.

Pero ella confesó que no. Dije, a manera de broma, que así sucedía siempre que uno no quería ver algo, sencillamente no lo veía, aunque estuviera en sus narices. Reímos entonces burlándonos de su amigo. Quizás se había emocionado con la llegada de la muchacha, imaginando una ocasión envidiable para conversar con ella a solas. Pero la niña tenía la mente en otra parte, estaba completamente ciega a cualquier cosa que pudiera rodearla.

Lo imperdonable para mí fue no haber comprendido de entrada su estado, puesto que los detalles resultaban reveladores. En definitiva era cierto, uno no veía lo que no quería ver, siempre reparaba de modo exclusivo en lo que se esperaba, egocentrismo puro. Apenas vine a descubrirlo luego, cuando quedamos solos. Pero no sin haber conversado de prisa sobre algún par de tonterías que, en su situación, debieron antojársele pueriles o estúpidas.

De pronto me lo dijo. Aquel libro constituía para ella un terrible castigo, un tormento. No entendía por qué razón tenían que habérselo asignado precisamente a ella. Murmuré que quizás le parecía aburrido. Y pensé que a una muchacha de dieciocho, de baja estatura, rostro todavía picado por el acné de su adolescencia en flor y unos cuantos kilitos de más, debía parecerle odioso un texto dedicado a develar la mascarada de la guerra contra las drogas impuesta a nuestro país por los norteamericanos.

Ella no pareció reparar en mis palabras, sus exclusas habían dado paso al torrente que se le acumulaba en el alma. Su rostro se tornó sombrío, un rictus de dolor se apoderó de él. Es que no acabo de entenderlo, me dijo, por qué tienen que ser tan malos, por qué tienen que ser tan asesinos. Me preguntó entonces si había leído aquel libro maldito. Le respondí que aún no. Creía tener idea de él, había visto referencias en la prensa y tal vez ojeado su contraportada. Un asunto que nosotros llevamos muchos años manejando.

Creo que tampoco puso cuidado porque siguió hablando casi para sí misma. Cómo matan la gente, a tanta gente, a los niños, a los ancianos, a las mujeres, sin piedad alguna. Le oí nombrar al Vietnam, a los crímenes cometidos contra ese país por las fuerzas armadas norteamericanas. La manera como prendían fuego a sus casas, como bombardeaban y rociaban con napalm pueblos enteros. Su angustia era real. Recordó algún párrafo sobre el asesinato de un niño de dos años tras arrebatárselo de los brazos a su madre. No pudo terminar, un nudo en la garganta y las lágrimas que rodaron a raudales de sus ojos se lo impidieron.

Entonces lo comprendí, la niña acababa de descubrir el dolor palpitante en el mundo, y sobre todo, que ese dolor era injusto, indebido, causado innecesariamente por gente sin conciencia, movida de modo exclusivo por el egoísmo. Son unos miserables, unos hijos de mala madre, gemía abrumada por el llanto, lo único que deseo ahora es que alguien, alguna fuerza todopoderosa les haga lo mismo a ellos para que sepan lo que es sufrir de ese modo.

Me dijo que aquel niño de dos años era su hermano, era como su hermanito, se imaginaba a su hermanito triturado por las manos de aquellos monstruos. Y agregó que no podía ser, la lógica del mundo no podía ser esa. Tan campantes ahora todos esos asesinos, eran los buenos, hacían películas para rendir culto a su barbarie, en las que se ufanaban de haber limpiado al mundo de aquella peste, de aquellos comunistas, de aquella gente sin derecho alguno a vivir.

No tardó en relacionarlo. Era igual a lo que le había contado su abuela unos meses atrás, cuando por fin le explicó las razones por las que su familia había abandonado Barranca, huyendo de la sangrienta persecución con la que paramilitares, Ejército, Policía y Armada, habían decidido castigar los habitantes de los barrios populares de esa ciudad.

Ese día su abuelita se había franqueado por completo con ella, le había hablado de los crímenes que hubo de presenciar en el campo, de donde salió desplazada con apenas unos cuantos corotos a cuestas y sus nietos inocentes. De las razones que había tenido su padre para dejarlos allí, casi en el abandono, de por qué sus largas ausencias y la grandeza de su lucha. De los miserables que eran la gente del gobierno, los militares y policías que nos presentaban por la televisión todos los días como héroes. De lo falso que era cuanto se hablaba por parte de todos ellos.

Lo que habían padecido sus parientes, sus vecinos primero de la finca y luego de los barrios del nororiente, a los que en algún momento dejaron para ir a refugiarse en Bogotá, era el mismo drama de aquellos vietnamitas sacrificados por los gringos. Estos últimos y los que mandaban en Colombia eran iguales de asesinos. Lo que le resultaba más difícil admitir era que el mundo siguiera, la gente, como si nada pasara, como entes insensibles refractarios a todo sentimiento de justicia y de piedad. Era necesario cambiar eso, pero su impotencia le resultaba desconcertante.

Procuré calmarla, hacerle comprender que había quienes luchábamos contra todo eso y que todos los perseguidos lo eran por enfrentarse abiertamente a ese orden insensato. Nada la consolaba. Lloraba con rabia, con sentimiento, con angustia indescriptible. Sólo atiné a decirle que me alegraba que llorara así, que le doliera tanto la injusticia. Acababa de ingresar al club. Ya nunca más su alma encontraría reposo mientras no estuviera combatiendo aquello. Ella era ahora una de las nuestras, qué vida la esperaba. La dejé sola, no quise que se percatara de que también lloraba.

Montañas de Colombia, 23 de enero de 2014.


0
0
0
s2smodern
Gabriel Ángel

Guerrillero Fariano, escritor revolucionario.

Artículos relacionados

En video

entrevistasmarquetaliacomunicadoEstado Mayor CentralAniversario de las FARCEPcrisis diálogoscomunicado EMCseguridad informaticaPoemas+Alfonso+héroesguerrillerasmujeressocialismorevolucionColombiaeducacionFARCguerraINFILTRACIÓN EN PEINDAMÓMovimiento Bolivariano por la Nueva ColombiaJesús SantricUribeURIBE VÉLEZBolívar y ManuelReflexiones en torno a la combinación de las formas de luchaIntercambioCese el FuegoManuel Marulanda VelezResistenciaComision INternacionalinternacionalmontajes policialesinstalación diálogososlonoruegafacebookbloqueo webcensura políticaApoyo diálogoscomunicados conjuntosfin de clicodiálogos de pazpublic declaration OsloOur dreampeace with social justicepaises garantesreflexionesanálisisinicio diálogosAgenda de la habanaacuerdo generalterrorismo de estadoindigenismojusticia socialpropuestas farcepdemocratización propiedadreconocimiento politicoderechos del campesinocomunidades indígenasafrodescendientesvictimas del desplazamientocapital transnacionalReforma del EstadoAsamblea Nacional ConstituyentePreguntas de la prensaRicardo TéllezPablo Catatumboconflicto colombianodesinformaciónreelección de Santoscensura mediáticaespeculaciónJesús SantrichZRCcierre noveno ciclorueda de prensacomunicado delegación de pazForo ecuménicoMárco León CalarcáDelegación de paz FARCEPhistoriatregua bilateralestadísticasDaneTLCDesigualdad socialbalance de la mesaCaprílesSantostiempos del gobiernoTrans Pacific Partnership,NATOParticipación políticafalsos positivosmanipulación mediáticacalendario electoralforo participación políticaUniversidad NacionalPueblos indígenasmiedo al debáteNoticias delegación de paz farcepholandesesdelegaciones políticasChe GuevaraAntonio MaceoCubacampesinosnueva ruralidaddescampesinizaciónsolución políticaNueva Colombiaorigen del conflictoRevista Semanatratado de pazONUMesa de ConversacionespropuestasgarantesComisiones de PazForo denominado Política de Desarrollo Agrario Integralparticipación ciudadanacalumniasFlavio Bolsonaro10 propuestas mínimaspropuestas segundo punto agendaETTORE BALESTREROcatolicismoNuncio Apostólicoprotestas CatatumboSimón Trinidadsegundo punto agendaMovilización socialcontituyentedemocracia realPrimer Informe Conjuntoforos de participaciónconclusión primer puntoinforme conjuntogarantias políticasrepresión estatalconstituyenteconsensorecesocrónicasIván Márquezpacifismoformas de luchasudáfricacatatumboinvitación al diálogoaplazamiento electoralELNunidadinsurgencia colombianacese bilateralfuerzas militares y policiasreconciliaciónPaz en colombiaaclaracionesprotesta socialdeclaracionesmujeres farianasCumbreUniddad InsurgenteGry LarsenVicecanciller de NoruegaEmbajador de NoruegaEvo Moralesconstituyente 1991Asamblea constituyentemecanismos de participacióndescentralizaciónadecuación de las Fuerzas Militarescasa verdejusticiaMinistro CarrilloEleccion PopularReforma PolíticaReforma Democráticacultura farcepsoberanía políticaorganizaciónrefrendacióndelegacionesoposición políticaclientelismosfin de cicloparicipación políticaonce propuestasvallapachito santospaz sin impunidadcocoitapacho santosproceso de pazjuan Manuel Santosprisionero de guerracanjerepresiónterrorismo estatalrepresion brutalesmadbloqueo cubanoLa HabanaCartascorrupciónCIAApoyocuartel moncadaconmemoracióninternacionalismoFidel CastroDaniel CorornellMaduroRaul Reyescorreos electrónicosNuevos llanerosfirmas de abogadosUAFstransnacionalespropiedad de la tierraHumberto de la Callediez propuestas minimasderechoa a ser gobiernofinanciación estatalConsejo Nacional Electoraldoctrina militargenocidio UPmarco juridicoÁlvaro LeyvaAcuerdos Habanaprocesos de pazcapitalismorevolución cubanavíctimasperdónorganizaciones guerrillerasacuerdo finaldemocratización realGarantías plenas de seguridadguerrilleras en rebeliónDelegación guerrilleraprensaentretenimientofútbolsanta femillonariosculturaverdad historticaverdad históricaresponsabilidad históricaderechos humanoslatifundistasmedios de comunicaciónmemoriajusticia transicionalconflicto en colombiacorte constitucionalsolución consertadainformaciónpropiedad medios de comunicaciónespectro radioelectricomedios alternativosLGTBIinsurgencialuchas históricasasesinatos lideresrepresión internacionalpartido comunista de mexicoPCMsolidaridadpropuestas minimasterritoriosordenamiento territorialCámara TerritorialGeneral Mantillaejército de Bolívardifamacionespropagandaguerra mediáticaJacobo Arenasacuerdos de pazKevin Scottacuerdosasesores políticoscausas del conflictofalsas informacionescumpleañosTimoleón JiménezFARCEPnoticiasparo nacionalFederación Nacional de CafeterospetróleoEcopetrolmineros artesanalesestudiantesdignidad nacionalcrisis agropecuariaurbanoconsejos urbanosfondo de conpensaciónMarcela Gonzálesdeuda públicaparalisisdecretos gobiernoreferendoacción militarley referendofirma de acuerdomaniobrasdrogas ilicitaspolítica públicaparticipación socialCONPESCONFISBanco de la RepúblicaContraloría socialpolítica económicaluchas popularescruz rojaNaciones Unidasunión EuropeaSICBINCIespionajeprimer punto de la agendaley de referendocongresoJuan Fernando Cristodesaparicionesparamilitarismodesplazamientoministrosconsulta previapoder popularestado colombianotratados internacionalesproceso de integraciónBloque Comandante Alfonso Canopueblo colombianoparo agrariopacto agrariotierrasalexandra nariñoseguridad nacionalviolenciaunilateralidadsometimientopacto de pazcomunicadosjorge briceñoAlfonso CanosaludossoldadomercenarioaniversarioscelebracionesRaul CastrohéroesJesse JassonliberaciónPiedad Cordobasabotajesmalwareconversaciones de pazfiscalMontealegreintegraciónpinzónCecilia OrozcoretenidoJuan Carlos Pinzóncrímenes de guerraSaludoCristina Fernándezguerrilleras FARCEPVictoria Sandinomujeres FARCEPpartido EnhedslistenDinamarcafeminismoigualdad generoprocuradorAlejandro OrdóñezMarcoleón CalarcápoemaordoñezArmisticiofoto de las FARCEPpuntos de la mesapresosmultinacionalestercer punto agendajuventudacuerdos parcialesnarcotraficoBloque surEstados Unidospropuestas tercer puntodrogasantidrogasEEUUmandeladeportefestivalsergio ibañezpolítica antidrogasfascismoPetroreintegraciónchileprisioneros políticosmasacres paramilitaressustitución de drogasBoletín de prensaCultivos ilícitosestudio propuestasprensa FARCEPMarcha PatrioticarepatriaciónCICRdesarrollo propuestasArgentinaguerra suciadebate farcepvideorebeliónfuero militarsustitución de cultivosjuridicidadCelaciniciativas diálogoAcuerdos especialesViceprecidenteregularización de la guerraAcuerdo HumanitarioMonsantointervencionismoescuchas ilegalesinterceptacionesVenezuelaFabián RamírezantiimperialismoSucumbíosEcuadorHugo ChávezUNASURguerrillerosRusiaconflictoreparaciónOITReforma AgrariaReglamentosSamperneoliberalismoGaitánGaboinjerenciaDIHgestos de pazTercer punto agendaSolidadridad internacionalPalestinaGazagenocidioplenipotenciariosanálisis políticoVíctimas del conflictoChávezbolivarianismomilitarismoForo AgrarioUnión Patrioticaviolación DIHlibertad de expresiónForo VíctimasCarlos Antonio Lozadavíctimas del estadocapitalismo salvajeBogotáComisión Histórica del Conflicto y sus Víctimasfotografíasfin del conflictodesescalamiento de la guerraForo de Sao PauloGuerrilleros víctimas del conflictoPastor Alapedejación de armascomisión de normalizaciónderecho a la rebeliónsubcomisión de génerogenerohistoria FARCComisión Técnicasalvedadesborradores conjuntosCDRWiwasSerra NevadaResistencia indígenaSub comisión técnicaComando Guerrillero de NormalizaciónRubín Morrojuridicidad guerrilleraViolencia MéxicoCaucaToribioIndígenasDDHHGeneral Alzate Moracrisis carcelariaERON PicotaChocódelito políticocomisión de géneroBojayáJoaquín GómezFrente Amplio por la PazCongreso de los PueblosUnidad LatinoameticanaHabanaAntonio Navarro Wolffpersecusión políticatrAméricaEjércitocolombianosultraderechapolíticoAmérica LatinanacionalBolívarConstituciónPresidenteeconómicahabitantesmunicipiocomandantesoberaníaKofi AnnanintelectualesdemocraciaMedellínparamilitarcombatientesmemoria históricadesminadopazbombardeolibertadComisión asesora de Paz,Acuerdo de Ginebracorrupción del estadominasamnistíaextradicióncarcelesverdadLavrovtierraBACRIMEstadoGorge Eliecer Gaitán9 de abrilbogotázoJuventud RebeldeCumbre de las AméricasEE UUcese unilateralFuerzas Militaresreforma constitucionalMaximos ResponsablesIn Memoriamavances del procesohuelgaTrabajadoresInconformidadClandestinidadBarrioglifosatoBombardeosComisión de Esclarecimiento de la VerdadpobrezaArchivosRussiaSegunda Guerra MundialComisión Esclarecimiento del paramilitarismoFrentes de las FARCDescontaminación de explosivosAntioquiaViolencia en ColombiaZIDRESZonas de Reserva CampesinacampoFERIequidadComisiónDerecho penal enemigoNo repeticiónRefugiadoSiriaEl MangoInzáArgeliaPoliciasAmbienteTumacoRíoagroquímicosecosistemasSri Sri Ravi ShankarÁlvaro Uribe Vélezpolíticas de estadoparlamentoverdad pura y limpiaEsclarecimientoTelesurtvTelesurdelegación paz FARCEPParamilitaresdesescalamiento del conflictoExplosivosGobierno NacionalOrejónComunidadVEREDA OREJÓNLa escombreraEscombreraDon BernainscripcioneseleccionesCORRUPTOAlcaldiasnarcomafiasfraudePaz y ReconciliacióntestaferrosSexualesaborto mujeresEstado colombianoCartaACOREfuerzasmilitareseconomiaPapa FranciscoPuebloCese al fuegohostilidadesLíderGenaro Garcíajurisdicción guerrillerasimón Bolívarparamilitarismo en venezuelaReparación Integral a Víctimas del ConflictosistemáticaFiscalíadignidad de las personasestigmatizarrevictimizarComisión JurídicaorganizacionesHomenajeGuerrilleroSubcomisión JurídicaimpunidadesPicotaInstituto Nacionalpresos socialesuna Colombia en pazPrisioneros de las FARCEPcarácter políticoFranciscoMartínez,Cese al fuego unilateral yaFrente NacionalAlfonso López Michelsencanasta básicadéficit fiscalbonanza cafeteraMandato CaroGobiernotierras de las FARCJean ArnaultJosé BayardiSistema Integral de verdad, justicia, reparación y no repeticiónCese al Fuego Bilateral ¡YA!FelicianoIndigenaMovimientosforo sobre fin del conflictoGobierno colombianoenemigo internoaniversarioAcuerdoVamosPorLaPazCeseAlFuegoBilateralYaJurisdicción Especial para la Pazfuerza publicagesto de pazMesa de comversacionesdelegaciónla Jurisdicción Especial para la PazLa construcción de la pazmuerteHospitalcompromisoPoliticosPenitenciarioMarcoFamiliaresPresosPoliticosPatriaDesmonte del paramilitarismoPaisReuniónhostigamientoconstitiyenteCese al fuego unilateraltreguaProceso Constituyentes por La PazRed Universitaria por La PazComunidades basadas en la feBloques FARCEPOctubreAtaquesPeligra Cese UnilateralPolíticaDocumentoConcejo Gremial NacionalFONAPAZFondo de tierrasNiñosVeeduríaAsamblea GeneralTimochenkojóvenesMovimiento PolíticoNormalización socialprisioneros de guerraatención médicahuelga de hambrehacinamiento carcelariosocialesJuridicción Especial para la PazDelegación de Paz de las FARCEPsaludo fraternoUnión Sindical Obrerasensibilizarasamblea1000 prisionerospresos políticosdesobediencia carcelariaPrisioneros Políticos de GuerraesperanzaapretónafrocolombianosPartes de GuerraOperativos MilitaresGestos humanitariosDelegación de PazIV SEMINARIO INTERNACIONAL DE PAZPLANPAZTERREPAZOrganización política abiertaBriceñoPlan pilotoplebiscitoPaz estable y duraderaRedefiniciónUNESCOConflicto armadoComunidadesEL COLOMBIANOReconstrucciónPropuestaparticipaciónEl Orejónmunicipio de BriceñoconflictividadLa Habana CubaprotocolosinsoslayableconvocatoriaComandante Carlos Antonio Lozada25 aniversario9 de diciembreCGSBExcombatientesDeclaración Universal de los Derechos HumanosEconómicosCulturalesDerechos CivilesbilateralesdesarrollosAcuerdo Final de PazLibertadorGobernantesAlcaldesConflicto,JúbiloCampeónFelicitamosUn nuevo futurotrabajoINPECCarcelarioSaludo de las FARCEPNoviembreIndultoHumanitarioIndignasISAGENEl Buen Pastorpolítica criminaldejación de las armasmonitoreoverificaciónconstituyeobservadoresinternacionalescrisis humanitariafirma del Acuerdo FinalnegligenciaResolución 2261Bilateral y DefinitivoPlan Colombianegligencia médicacautiverioJHON JAIRO MORENO HERNÁNDEZInfanciaincumplimientoinstitucionesreclutamientodesprotecciónMArtín VillaRutaReincorporaciónGarantiasoposiciónagresióncriminallograr la pazpobrespropósitoPanama PapersCaño CristalesCámara de RepresentantesArtistasMovimientos SocialesCórdobaLatinoaméricaOCLAEPedagogiaAlegríaPresionesBilateralidadAcuerdo especialDelegadascampamentosAudiencia PúblicaLucha de clasesPCCreforma rural integralMinisterio de Defensaintereses éticosAfrodesecendientesComunidades AfrocolombianasAudienciaOrganizaciones SocialesCINEPForo por ColombiaViva la CiudadaniaDerechosCese al fuego bilateralZonas Transitorias de Normalizaciónmisión tripartitaEstatuto de oposiciónZonas Veredalescomité de escogenciajuecesCierre del Acuerdodécima conferenciaBloque Magdalena MedioCapturadossalida de menoresMenoresretencionesSalidaLa ChinitaMasacredesaparición físicaRaúl LescanoYaríAgendaEnrique AnguloDía Nacional

Boletín de noticias

Email:

Lo último en NC

Blogs