Una enorme y valerosa movilización campesina se lleva a cabo en el departamento de Norte de Santander. Desde hace un mes y medio, el gobierno nacional presidido por Juan Manuel Santos presta oídos sordos a las solicitudes de las comunidades. Propone conceder una serie de migajas que nada tienen que ver con lo planteado por la marcha, y exige que los campesinos detengan la protesta y deshagan la movilización.