Al saludar a la juventud colombiana presente en este escenario, las FARC-Ejército del Pueblo, más que exaltar la suma de cualidades que encierra el alma humana en esta etapa de la vida, quisiéramos poner de presente la especial situación espiritual en que se halla la generación ascendente, caracterizada por la formación de los valores éticos que habrán de guiar su futuro comportamiento. La natural inquietud y rebeldía de los años juveniles busca con ansiedad un motivo o razón que justifique su paso por la vida, poniendo en cuestión la suma de verdades establecidas e intentando construir su propia versión de la realidad.