«Ofrendaron sus vidas por un futuro digno para la raza humana,  por poner fin a la explotación imperialistas, por la unidad e independencia de Nuestra América»

“Esa noche logré quedarme dormida antes de las 9 p.m. Calculo que era la una o una y media de la madrugada, cuando un agudo y penetrante silbido me despertó. Fueron milésimas de segundo. Luego escuché el estruendo de una poderosa explosión y a continuación un intenso haz de luz fulguró un instante”.