• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
Viernes, 23 Septiembre 2016 14:12

CLAUSURA DE LA DECIMA CONFERENCIA NACIONAL GUERRILLERA

0
0
0
s2smodern

En estas tierras de las sabanas del Yarí, donde se vivió la más intensa guerra en el marco del Plan Patriota, se ha celebrado la X Conferencia de las FARC-EP, inspirada en los anhelos de paz del pueblo y de la sociedad colombiana.

La fuerza, el tesón y la entrega de nuestros guerrilleros y guerrilleras, de nuestros prisioneros y prisioneras de guerra en Colombia y el exterior, así como la comprensión y el apoyo por parte de valerosos sectores de la población en campos y ciudades, nos han permitido persistir en nuestra lucha, alcanzar el acuerdo de paz y realizar la X Conferencia guerrillera. Nuestras armas no fueron vencidas; tampoco alcanzamos la victoria sobre el adversario.

En ese contexto conseguimos iniciar un proceso de paz que siempre habíamos defendido como forma de solucionar el conflicto social y político que ha padecido nuestro país. Reconocemos la valiente decisión del Gobierno del Presidente Santos de emprender el proceso de diálogos y negociación y su compromiso en la consecución del Acuerdo Final. Así mismo, destacamos el muy significativo aporte de la comunidad internacional, de las Naciones Unidas, y particularmente de los países garantes Cuba y Noruega, y acompañantes, Venezuela y Chile. También de los más amplios y diversos sectores de la sociedad colombiana.

Hemos refrendado unánimemente el “Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera”, con la firme convicción de que en él se encuentran consignados los cimientos para lograr las transformaciones que reclaman las grandes mayorías y todo el país.

Las FARC-EP manifiestan al pueblo colombiano, su inclaudicable compromiso con el cumplimiento de lo acordado. Si el Gobierno nacional también cumple con la implementación de lo convenido, la vida de las mujeres y los hombres de Colombia, y en especial, de los habitantes del campo cambiará para bien. Nuestros campesinos, indígenas y afrodescendientes tendrán mejores condiciones para el bienestar y el buen vivir en sus territorios. Al hecho de la terminación de la confrontación armada, que permite superar la permanente zozobra que afecta su vida cotidiana y la propia existencia, se le agrega el conjunto de políticas y reformas convenidas, que recogen en lo esencial sus legítimas aspiraciones.

Toda la población apreciará los beneficios de la paz, una sustancial reducción de la violencia que hemos padecido durante décadas y una mejora significativa de nuestras condiciones de vida, gracias a la las inversiones sociales y de infraestructura que serán posibles por la obvia reducción del gasto militar que debe traer el fin de la guerra y la construcción de la paz. Tenemos la oportunidad de construir una democracia, que no debe ser solamente política, sino también económica y social.

El Acuerdo Final significa además la posibilidad de transformar la vida del país y de superar el desinterés y el escepticismo por la política; es una luz de esperanza para el desarrollo de un accionar que traiga de manera efectiva la más amplia participación política, social y ciudadana.

Si las reformas acordadas se realizan, las fuerzas de oposición, los partidos y movimientos políticos y sociales contarán con mejores condiciones y reglas de juego y con un nuevo sistema electoral, con más garantías que debieran consolidar un proceso de democratización expansiva de la sociedad colombiana, en todos los ámbitos, político, económico, social y cultural.

El Estado y la sociedad en su conjunto deberán centrar sus esfuerzos en combatir la corrupción que tanto daño ha causado a nuestro pueblo

Las víctimas del conflicto tendrán el reconocimiento que reclama la historia. No sólo porque se abre la primera y más importante acción de reparación colectiva, que es la terminación de la guerra. También porque se inaugura un proceso de esclarecimiento de la verdad, que es su principal demanda; de reconocimiento de las múltiples responsabilidades en el conflicto, incluidas las nuestras; y de verdadero ejercicio de justicia, en los términos establecidos en la Jurisdicción Especial para la Paz. La posibilidad de la no repetición se abre a paso firme y decido. La reparación del daño causado a las víctimas es un imperativo en los acuerdos de paz y todos, especialmente las instituciones del Estado, deberemos garantizarla.

Prioritaria atención merecen las víctimas a las que el conflicto, además, les ha causado una grave situación de exclusión social.

Todos los colombianos y colombianas queremos albergarnos bajo el techo común del vivir en paz y en reconciliación. Las FARC-EP hemos tomado la decisión de incluirnos bajo ese techo común. Tenemos la certeza de que debe ser posible dirimir los conflictos que son inherentes al orden social a través de los recursos que brinda la política y la democracia, para lo cual el Estado debe garantizar la desaparición de la violencia en la contienda política. Anhelamos que nunca más sea necesario que colombianos y colombianas deban alzarse en armas para hacer escuchar sus voces y hacen sentir sus demandas, como nos ha tocado a nosotros, a través de una guerra fratricida que nunca deseamos.

En nuestro horizonte siempre estuvo la perspectiva de la solución política. Por eso la paz, es la más bella de las victorias.

Por esa misma razón, esta X Conferencia ha dispuesto el tránsito de toda nuestra organización y de sus diferentes estructuras a la acción política legal a través de un nuevo partido político. Para nosotros, representa un quiebre histórico y al mismo tiempo una línea de continuidad, por la vía política, de nuestras aspiraciones estratégicas por la construcción de poder social para el pueblo y las grandes mayorías. Hemos dado ese paso, basados en la confianza plena que nos brinda el Acuerdo Final y sobre todo en el convencimiento de que ese es el camino acertado y esperado por el conjunto de la sociedad colombiana, que hoy clama al unísono por un sí a la paz.

Queremos contribuir a superar de manera definitiva la persistencia irracional en el odio y la venganza por parte de minorías con influencia en algunos sectores de la población. No hay argumento civilizado ni sensato alguno para atizar el fuego de una guerra que se apaga.

La economía política del odio únicamente reporta beneficios a aquellos cuya propuesta política es la continuidad de una guerra perpetua.

Es tiempo de paz en Colombia. Es hora de pensar en nuestra generación presente y sobre todo en la vida de las futuras generaciones. El mejor legado que le estamos dejando a ellas se encuentra en la semilla que estamos sembrando con el Acuerdo Final. Se está dando inicio a una gran transformación política y cultural, de construcción social, con inmensos efectos positivos, que la sociedad aún no alcanza a imaginar en estos momentos.

Para que todo esto se pueda materializar, requerimos realizar un inmenso esfuerzo colectivo al fin de acompañar los acuerdos y lograr su implementación y que se imponga la tarea histórica de conformar una gran convergencia de fuerzas políticas y sociales, en el que quepan las más diversas expresiones progresistas, democráticas y revolucionarias de la sociedad, y se logren articular también los sectores no organizados de la población.

Las partes en la Mesa de Conversaciones han sido las responsables de construir el Acuerdo de paz. Su implementación corresponde ahora a toda la sociedad colombiana, quien tiene la responsabilidad y la obligación de construir una paz con justicia social.

Como lo señalaba nuestro Libertado Simón Bolívar: ¡Unidos seremos fuertes y mereceremos respeto; divididos y aislados pereceremos!

Declaro oficialmente clausurada esta nuestra histórica Decima Conferencia Nacional de Guerrilleros.

¡Por fin tenemos una segunda oportunidad sobre la tierra!

Septiembre 23 de 2016

0
0
0
s2smodern

Artículos relacionados

  • Saludamos respaldo ciudadano al Acuerdo Final
    Leer más...
  • AGRADECEMOS RESPALDO CIUDADANO AL ACUERDO FINAL.
    Leer más...
  • SALUDAMOS INICIO DE FASE PÚBLICA DE DIÁLOGOS ENTRE EL GOBIERNO NACIONAL Y EL EJÉRCITO DE LIBERACIÓN NACIONAL.
    Leer más...
  • El premio Nobel de Paz ha sido otorgado al presidente Juan Manuel Santos y al pueblo colombiano: Timoleón Jiménez
    Leer más...
  • La paz llegó para quedarse
    Leer más...

En video

entrevistasmarquetaliacomunicadoEstado Mayor Central49 añosAniversario de las FARCEPcrisis diálogoscomunicado EMCrecomendacionesguerrillerasmujeressocialismorevolucionColombiaterrorismoArticulosMono jojoyguerraOCTUBRE DE RESISTENCIAINGRID BETANCURURIBE VÉLEZBolívar y ManuelCese el FuegoManuel Marulanda VelezResistenciaComision INternacionalmontajes policialesCGTFrente Antonio NariñonoruegaApoyo diálogoscomunicados conjuntosdiálogos de pazpaises garantesreflexionesAgenda de la habanaacuerdo generalterrorismo de estadotraiciónONIC100 propuestas minimasAsamblea Nacional ConstituyentePablo Catatumboconflicto colombianodesinformaciónZRCMárco León CalarcáDelegación de paz FARCEPhistoriaTLCbalance de la mesaOTANCaprílesSantosJoe Bidenlíneas rojastiempos del gobiernoParticipación políticadenunciasfalsos positivosmanipulación mediáticaPueblos indígenasChe GuevaraCubadescampesinizaciónsolución políticaMesa de Conversacionesgarantesprotestas CatatumboNorte de Santanderdemocracia realgarantias políticassolidaridad población Catatumborepresión estatalopiniónconstituyenterealidadesIván MárquezcatatumboELNmovimientos guerrillerosunidadinsurgencia colombianacese bilateralfuerzas militares y policiasreconciliaciónPaz en colombiaaclaracionesdeclaracionesjusticiaEleccion PopularHablando Clarooposición políticapaz sin impunidadproceso de pazrazones de la guerraGabriel Angeljuan Manuel SantosmarchasAndrés Parísprisionero de guerracanjemersenariointervención norteamericanarepresiónDiana CalderónLa HabanaCartascorrupciónCIApropestas catatumboApoyointernacionalismoFidel CastroRaul Reyestransnacionalesdoctrina militarAcuerdos Habanasecretariadorevolución cubanamarine norteamericanovíctimasacuerdo finalfútbolverdad históricaderechos humanosmedios de comunicaciónrealidades del procesoconflicto en colombiainformaciónLa Habana Viejaluchas históricasasesinatos liderespropuestas minimasguerra mediáticaguerrilla victoriosaJacobo Arenasacuerdos de pazKevin Scottrescate militaracuerdoscausas del conflictocumpleaños87 añosnacimientoTimoleón JiménezFARCEPpromesasdignidad nacionalexplotaciónparte militaracción militarley referendodrogas ilicitasluchas popularesNaciones Unidasunión Europeainteligencia militarespionajeprimer punto de la agendaparamilitarismodesplazamientoministroscambios socialesBloque Comandante Alfonso Canopueblo colombianoseguridad nacionalunilateralidadcomunicadosjorge briceñoAlfonso CanosaludossoldadonorteamericanomercenarioaniversariosRaul CastrohéroesJesse JassonliberaciónPiedad CordobapinzónVo Nguyen GiapVietnamJuan Carlos PinzónJaime Pardo Lealguerrilleras FARCEPmujeres FARCEPprocuradorordoñezBloque comandante Jorge Briceñoimpunidadmultinacionalestercer punto agendaFuturo promisorioacuerdos parcialesnarcotraficoBloque surTeófilo Foreroconferencia nacional guerrilleraEstados UnidosEEUUfascismoPetroEMCdesmovizaciónreintegraciónchileMichelle BacheletNICOLÁS RODRÍGUEZ BAUTISTAnavidadmilicias bolivarianastraidoresNSArepatriaciónCICRrebeliónfuero militarestatutosjuridicidadCelaciniciativas diálogoregularización de la guerraintervencionismointerceptacionesVenezuelaSucumbíosEcuadorHugo ChávezUNASURIván RíosguerrillerosconflictoPlenosReglamentosneoliberalismoorden públicoGaboDIHgestos de pazCarta públicaEjército NacionalPalestinagenocidioanálisis políticoopinión guerrillerosVíctimas del conflictobolivarianismoNicolas RodríguezUnión Patrioticaviolación DIHmártires del puebloestado fallidoCarlos Antonio Lozadacapitalismo salvajeBogotáComisión Histórica del Conflicto y sus Víctimasfin del conflictodesescalamiento de la guerrageneral mendietaCdte Joaquín Gómezinversión estranjeraPastor AlapeClara LópezguajiraBloque Martín Caballerohistoria FARCsalvedadesResistencia indígenaTibúCaucaIndígenasGeneral Alzate MoraChocóEdilson RomañaFrente Amplio por la PazUnidad insurgenteHabanaNicolas MaduroEjércitoAmérica LatinaPresidentecrímenesMilitaresintelectualesdemocraciapazguerrilleros,amnistíaverdadEstadoComunistaCarlos Gaviria DíazEduardo Galeanoizquierda latinoamericanacese unilateralIn MemoriamTrabajadoresglifosatoBombardeosJorge Eliécer GaitánFrentes de las FARCDescontaminación de explosivosPuerto RicoEl EspectadorEl TiempoTumacoAlvaro Uribe20 de julioIndependenciadesescalamiento del conflictoGobierno NacionalpolémicaPapa FranciscoPuebloCese al fuego1 de mayoterror de Estadosimón Bolívardoctrina de seguridad,Prisioneros de las FARCEPGobiernoDiálogoaniversariodelegaciónCristobal ColónAsesinadoLesa humanidadmuerteintifadaFamiliaresPatriaBloques FARCEPAsamblea GeneralTimochenkohuelga de hambreprisioneroshacinamiento carcelarioJuridicción Especial para la Pazplebiscitopremio nobelConfianzaComunidadesQuimboPSUVlatinoamericanosAcuerdo Final de PazChavismoSaludo de las FARCEPMontajes judicialesPlanificaciónAbortosfirma del Acuerdo FinalPlan ColombiaInjustificadaConejoGuerreristamovilizacionCaquetaAlcaldeHernan BravoRepudiamosCondolenciasFallecimientoRamón Castro RuzprácticaMatarCausas justas2008MinistroDefensaBombas inteligentessobrevivientesEjército colombianoDiálogos ELNCámara de RepresentantesDiosArtistasPartido Comunista de CubaVII CongresoDilma RousseffAmenazaPartido de los TrabajadoresManabíTragediaSismoCartagenaEmpresariosDía de las madresDilmaCristinaAcuerdo especialBrasilTimochenco52 añosGuerrillasOrlandoFloridaFin de la GuerraAbolirLey 002TributaciónArmando RiosFrente PrimeroCese el fuego bilateralAsalto26 años90 añoscelebracióndécima conferenciaAsesinatoLider campesinaCecilia CoicuéCorintoconciertoX ConferenciaYaríClausuraDeclaracion PolíticaRaconciliaciónEconomia de guerraResultadosConfederación SuizaConcordia

Boletín de noticias

Email:

Lo último en NC

Blogs