• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8

Suscríbete a este RSS
Este Informativo se actualizará todos los domingos por el canal Manuel Paz.

Especial: "La escombrera" la fosa común urbana más grande del mundo.

Titulares:

Publicado en Informativo Insurgente
Cabezote-escudo-delegacion-paz-farc-ep
              La Habana, Cuba, sede de los diálogos de paz, julio 29 de 2015
 

En solidaridad con las víctimas de La Escombrera

 La Operación Orión fue una infamia que significó la perpetración de graves crímenes de lesa humanidad por las fuerzas del Estado. Durante varios días un operativo conjunto de las fuerzas militares y de policía del régimen, con el concurso de sus paramilitares, el cual comandaron el ex general del ejército Mario Montoya, el ex general de la policía Leonardo Gallego, y el paramilitar Don Berna, siguiendo órdenes del entonces Presidente de la República de Colombia Álvaro Uribe Vélez, ocasionó en la humilde Comuna 13 de Medellín una orgía de sangre y muerte. La juventud de un barrio popular de nuestro martirizado país, fue convertida en el enemigo interno a eliminar por un Estado tomado en esos días por el paramilitarismo. Con la excusa de combatir  a milicias insurgentes, utilizando helicópteros artillados que disparaban contra la barriada, más de 1000 personas, como asegura Don Berna, fueron asesinadas y posteriormente desaparecidas,  mediante  terribles acciones de "limpieza social". Muchas de ellas fueron llevadas a Supía en camiones del ejército y arrojadas al río Cauca.


  • Suscríbete a este RSS
Este Informativo se actualizará todos los domingos por el canal Manuel Paz.

 Última hora: Nota desde los frntes, amenazas al cese al fuego unilateral.

Titulares:

1. Conozca las y los nuevos integrantes de la Delegación de Paz
2. Mitos sobre el paramilitarismo en Colombia
3. Encuentro Nacional de Paz en Bogotá
4. A 20 años del pacto de paz de los indígenas Nasa
5. Movilización por la vida en Guapi, Cauca

Publicado en Informativo Insurgente
Por: Milena Reyes integrante de la Delegación de paz de las FARC-EP.

El día 12 de julio las FARC-EP decretamos un cese al fuego unilateral por un mes, que entró en vigencia el día de ayer, (20 de julio) y que tendrá como verificadores al Frente Amplio por la paz; el proceso de constituyentes por la paz y las comunidades motivadas por la fe. Con este cese al fuego unilateral y la entrega del subteniente Cristian Moscoso Rivera a sus familiares, suman 18 los gestos de paz, de las FARC, desde el inicio de los diálogos. Ver: 28 Informativo Insurgente

Publicado en Blogs
Viernes, 17 Julio 2015 00:00

El costal de la impunidad

En tuiter: @Tanja_FARC

Empezamos en los Países Bajos…

En julio de 1995, durante la guerra de Yugoslavia, un grupo de aproximadamente 400 cascos azules holandeses agrupados en un batallón llamado Dutchbat III, se encontraba en Bosnia y Herzegovina para proteger a los bosnios de la limpieza étnica ejecutada por parte de los serbios.

Cuando el Ejército de las fuerzas serbobosnias, bajo el mando del general Ratko Mladić, se iba acercando a la ciudad de Srebrenica, zona declarada segura por la ONU, la gran mayoría de pobladores de esta ciudad buscó refugio en el campamento de los cascos azules holandeses. Los militares holandeses, en una conducta de negligencia criminal, entregaron decenas de miles de musulmanes bosnios a los serbios, para salvar su pellejo. 8.373 de ellos fueron asesinados por militares y paramilitares serbios.

Karremans-y-Mladic.jpg
El comandante de Dutchbat III, Karremans, brinda con el general de las fuerzas serbobosnias, Mladic

En 2006, los soldados de Dutchbat III fueron condecorados por el ministro de defensa holandés; acto que fue fuertemente criticado por supervivientes del genocidio. En 2010, familiares de las víctimas demandaron al comandante del batallón, Karremans, y a otros dos oficiales por complicidad en genocidio. El año pasado, el ministerio público holandés decidió que no los iba a demandar, pero la abogada de los familiares volvió a la carga, diciendo: “Me da la fuerte impresión que el Ministerio Público sí quería demandar al comando del batallón, pero esto fue impedido desde arriba. Pienso que a esos niveles, se considera el enjuiciamiento de los propios militares ‘no deseable’”.

…pasando por Estados Unidos…

Desde la invasión norteamericana en Iraq en 2003, una multitud de informes de organizaciones de derechos humanos han salido, con evidencias de que el Ejército norteamericano y miles de contratistas militares privados, o sea mercenarios, han asesinado civiles, violado mujeres, torturado prisioneros y detenido miles de personas arbitrariamente; todo esto con una impunidad casi total. Tal vez el ejemplo más conocido fue en el 2007, cuando mercenarios de la compañía Blackwater asesinaron a 17 civiles iraquíes e hirieron a 20 más, en la Plaza Nisour de la ciudad de Bagdad.

…hasta llegar a Colombia.

En el 2008 empezaron a salir los primeros casos de los eufemísticamente llamados “falsos positivos” en Colombia: ejecuciones extrajudiciales de civiles por parte del Ejército Nacional, presentados como guerrilleros dados de bajo en combate, para obtener bonos, vacaciones o simplemente mostrar resultados. Aunque realmente empezaron a presentarse desde los años 90, bajo el Gobierno de Uribe tuvieron un vertiginoso aumento. El 27 de mayo de 2010, Philip Alston, relator especial de la ONU para las ejecuciones arbitrarias, en informe presentado tras su visita a Colombia, denunció que la impunidad para estos crímenes abarca el 98.5% de los casos.

***

Algunos de estos sucesos son más conocidos que otros. En algunos se trata de políticas criminales, una sistematicidad de las atrocidades; en otros se trata de un hecho aislado – aunque de suma gravedad -, por ejemplo en el caso de los militares holandeses de Dutchbat III. No obstante, hay una palabra que los identifica a todos, un denominador común: la impunidad. En las tres situaciones, los militares son protegidos, ya sea de forma sutil o de manera descarada, por instituciones ‘respetables’ de la vida nacional, o por la misma comunidad internacional. En el caso de los mercenarios, se puede afirmar incluso que se trata de un mecanismo inventado precisamente para eso: despojarse de responsabilidades el Estado y garantizarles la impunidad a los que perpetran los crímenes en su nombre.

Lo escandaloso no es que existan abusos o violaciones a los derechos humanos en los conflictos, puesto que las guerras se llevan a cabo con armas mortales empleados por seres humanos imperfectos, algunas veces incluso poseedores de pocos valores éticos o morales. Lo triste, lo inaceptable, es la impunidad.

Algunos Gobiernos, instituciones penales y personalidades nos están recordando constantemente a las FARC-EP que no puede haber impunidad en el proceso de paz que se está llevando a cabo en La Habana, Cuba. Un ejemplo es el procurador de la nación, Alejandro Ordóñez, quien manifestó recientemente que “No puede haber acuerdo de paz con la impunidad que pretenden las FARC". Así mismo, la fiscal de la Corte Penal Internacional Fatou Bensouda dijo que la justicia internacional no permitirá que haya impunidad total en Colombia en aras de la paz.

La insurgencia, por su parte, ha repetido en muchas ocasiones que en materia penal, el objetivo no es intercambiar impunidades. Eso está claro.

Sin embargo, es importante recordar que las FARC poseemos un Reglamento de Régimen Disciplinario, publicado en nuestras páginas web para cualquier persona que quiera conocerlo. Este reglamento, describe las conductas que se consideran fallas y delitos en la organización, así como las penas que se aplican cuando se incurre en ellas. Es aplicado a cabalidad en la vida cotidiana nuestra, en todas las unidades de FARC a nivel nacional y en todos los rangos; eso lo puede afirmar cualquier combatiente, excombatiente o conocedor de las FARC-EP. La sanción, que siempre debe contener elementos de trabajo físico, de estudio y de autocrítica para la superación personal, forma parte de nuestras vidas en las filas de las FARC-EP. Creo incluso que no existen guerrilleros o guerrilleras que nunca hayan sido sancionados. Los delitos, entre ellos la violación sexual o la deserción con armas o dinero, son castigados con un consejo de guerra que puede llevar a una sanción drástica o incluso a la pena máxima[1].

Y cuando un o una combatiente de las FARC-EP es capturado por el enemigo, le esperan entre tres y noventa años de cárcel, no más por el hecho de pertenecer a una organización “al margen de la ley”; ni hablar de las torturas, del maltrato psicológico, violencia sexual contra las guerrilleras capturadas, y de los montajes judiciales, denunciados hasta la saciedad pornuestros prisioneros y prisioneras. Ha existido desde tiempos atrás una persecución penal implacable del Estado contra todo lo que huele a FARC, en contraste con un abandono de la obligación de perseguir los crímenes perpetrados por el Estado y sus paramilitares.

Así que los de la impunidad son otros, nos pueden sacar de ese costal. Sé que en las FARC-EP, los y las combatientes no gozamos de un 98.5% de impunidad. No somos los que históricamente la hemos disfrutado, así nuestro “sistema penal” - es decir, nuestro reglamento de régimen disciplinario - no sea valorado en su justa dimensión por el mundo de la social-democracia neo-liberal; un mundo, al que le hace falta autoridad moral y ética para hacernos exigencias o juzgamientos.

Sería bueno que hubiera más equilibrio cuando de cuestiones penales se trata, y que se tuviera en cuenta estos elementos. No se debería seguir alimentando la falsa idea de que las FARC-EP seamos los criminales que nos estamos haciendo los pesados para recibir la condena, mientras que los que tienen cuentas abiertas con la justicia – y, más importante aún, con las víctimas – siguen siendo intocables.


Fuentes:

[1] Aquí aplica el derecho fundamental non bis in ídem, que dicta que una persona no puede ser juzgada dos veces por el mismo delito. El Estado no puede pretender sancionar a guerrilleros por hechos ya sancionados por la guerrilla conforme a sus leyes internas.


URL corto: http://goo.gl/uT5N4G

Publicado en Blogs

Los autores de los llamados falsos positivos en Colombia no son unas pocas manzanas podridas, al interior de las Fuerzas Militares, como lo han querido hacer creer los gobiernos de turno y la alta cúpula militar. Es una política que se enmarca dentro del contexto de la Teoría de la Seguridad Nacional, los conceptos del enemigo interno, Guerra Preventiva o Guerra Fría.

Publicado en Blogs

 

Anexo 1:

A continuación se expondrá a grandes rasgos su historia, sus objetivos, sus funciones y organización.

  • HISTORIA DE LA CICIG

Al igual que Colombia, Guatemala atravesó un grave conflicto armado interno que duró 36 años, en el que proliferaron grupos paraestatales. Con posterioridad a la terminación del conflicto, en 1996, la situación del país no mejoró sustancialmente en cuanto a las cifras de violencia, pero si hubo un cambio de actores, pues pasaron a protagonizar los hechos la delincuencia común y las mafias organizadas.

Frente a dicha situación la ONU mediante la Misión de Verificación de las Naciones Unidas para Guatemala (MINUGUA) se enfocó en informar la presencia de estos grupos y su influencia en las instituciones estatales. Como consecuencia de estos factores y de las solicitudes de Organizaciones No Gubernamentales Defensores de Derechos Humanos, se solicitó al gobierno la creación de un órgano encargado de investigar y acusar ante los jueces y tribunales a estas organizaciones al margen de la ley. A los efectos anteriores el gobierno de Guatemala solicitó la asistencia del Departamento de Asuntos Políticos (Department of Political Affaires -DPA) de la ONU.

Anexo 2:

 

1. PUTUMAYO

Tras la desmovilización de los paramilitares en Putumayo (marzo de 2006), se sabe que en la región continuaron operando unidades, dedicadas especialmente a proteger el negocio del narcotráfico, ello en razón a que uno de sus últimos jefes alias “Macaco” (Carlos Mario Jiménez), realmente era conocido en Puerto Asís como narcotraficante, quien desde el 2002 aproximadamente compró la “franquicia” paramilitar, quizás buscando beneficios posteriores en el proceso que se iniciaría de desmovilización.

El radio de operación de los paramilitares se concentró en La Dorada-San Miguel, Valle del Guamuéz, Puerto Caicedo y Puerto Asís principalmente, manteniendo bases en Puerto Asís y Valle del Guamuéz (El Placer), siendo estos lugares en donde más permanecieron.

Cabezote-escudo-delegacion-paz-farc-ep
La Habana, Cuba, 9 de julio del 2015

“Para convertirnos en movimiento político, el paramilitarismo debe desaparecer”

Las FARC-EP, en voz del comandante Ricardo Téllez, volvieron a insistir hoy sobre la necesidad de tratar de manera efectiva el problema del paramilitarismo en Colombia, que según la insurgencia “es requisito para el libre desenvolvimiento de la actividad política, sindical y de los movimientos sociales en Colombia”.

Publicado en Boletín de prensa
Cabezote-escudo-delegacion-paz-farc-ep
La Habana, Cuba, sede de los diálogos de paz, julio 9 de 2015
 

Reiteramos nuestro empeño en alcanzar un pronto acuerdo sobre Víctimas, que se sume al ya adoptado para la puesta en marcha de una Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad en el marco del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No repetición que ya hemos acordado construir junto al Gobierno Nacional. Hemos avanzado en la definición del componente de Reparación del Sistema y urgimos al Gobierno a cerrar en breve un acuerdo sobre ello, que entendemos hoy está prácticamente consensuado.

Blogs