• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8

 

TITULARES

1- Nuevamente las protestas en Colombia se ven empañadas de heridos, muertos, y detenidos por acciones del ESMAD

Publicado en Informativo Insurgente

 

Este informativo se actualiza todos los domingos por el Canal NC 

Publicado en Informativo Insurgente
Lunes, 25 Abril 2016 12:11

UVR Y DESPLAZAMIENTO URBANO

Avanza a todo vapor el fraude hipotecario, que en Colombia ha cobrado infinidad de víctimas gracias a la combinación siniestra entre una rama judicial corroída por la corrupción desde sus mas altas esferas y un modelo económico bancario basado en la acumulación irracional de capitales monopolistas y que provocó aquel “boom” inmobiliario en años anteriores para terminar siendo hoy, responsable de uno de los desastres humanitarios mas graves que padecen los pobres en todas las ciudades del país.

Publicado en Blogs

Cabezote escudo delegacion paz farc ep

La Habana, Cuba, sede de los Diálogos de Paz, noviembre 30 de 2015

La normalización integral de la vida nacional, comprende el compromiso del Estado de proveer garantías de seguridad integral para la población en general y para el movimiento político en el que se transformen las FARC-EP.

Lunes, 27 Abril 2015 00:00

Buenos Aires: el olvido y la muerte.

 Buenos Aires: el olvido y la muerte.

 

cauca-Colombia-paz-1.jpg

Impresiona la relevancia que en los medios de comunicación y las redes sociales le han dado a la acción de guerra del pasado 14 de abril en La Esperanza, municipio de Buenos Aires, Cauca. En estos hechos infortunados perdieron la vida doce compatriotas: diez soldados, un sargento y un guerrillero.

La opinión pública rechazó el hecho y se solidarizó con las familias de los militares muertos (curiosamente, de la del guerrillero nadie se acordó). Pero lo más llamativo fue la trascendencia que en el “mundo virtual” tuvo el departamento del Cauca. Así, rondaron la nube frases como: “Solidaridad con nuestros hermanos del Cauca”, el “sufrido pueblo caucano”, “los habitantes del Cauca que sufren a las FARC”, etc.

Publicado en Blogs

 Ver Video

Read report in english



La Habana, Cuba, sede de los diálogos de paz, octubre 7 de 2013

En Colombia la “seguridad” se ha convertido en un concepto que entraña disímiles interpretaciones, porque resulta, por ejemplo, que por atender un desvelo del Estado que es la seguridad inversionista, se derivan políticas criminales que se arropan bajo la categoría de seguridad ciudadana. ¿De qué estamos hablando entonces cuando se habla de la seguridad democrática, hoy denominada con el eufemismo de prosperidad democrática? Porque es que nos encontramos con la situación de que ya desde el ministerio de Defensa no solamente se traza la política agraria, que es tema que concierne al ministerio de agricultura, sino que  también se diseña la política criminal, que es asunto que debiera tratar el ministerio de justicia.

Viernes, 20 Septiembre 2013 00:00

Venga y conversemos 6

Aquí nos puede leer, en Voz Insurgente nos puede escuchar.

Por: Wilson Rebellón


Septiembre 16 de 2013

Rosario: Hola gente, Juan llega hacia el mediodía… Entonces manos al sancocho.

Trina: Sigue Rosario,… ya nosotros estamos en labores. Bernabé peló la gallina antes de salir. Y Mera ya montó la olla,… es que es mejor el sancocho en fogón de leña.

Rosario: Es verdad.

Mera: Rosario, como sigue? Se le nota la alegría en el rostro.

Rosario: Claro Mera, ahora llega mi Juan, hace días no nos vemos y además, para que lo niego, siempre una se preocupa,  con un gobierno que solo ve como solución la represión y con tanta barbaridad del ESMAD, no es para menos.

Trina: Bueno, entonces conversando y trabajando para que no nos coja la tarde.

Rosario: haber los plátanos, yo me encargo.

Mera: yo pico la cebolla y el tomate.

Trina: yo sazono, no se preocupen por eso.

Rosario: En un rato voy a la casa por Juan, llega como a las 12:00.

Mera: Oigan, es el reporte desde La Habana. Si no fuera por Telesur habría mucha más desinformación.

Rosario: Bueno esto está casi listo, voy por mi Juan.

Bernabé: Hola, ya llegué, no quiero perderme la historia de Juan. Una cosa es lo que se lee y otra cosa es el testimonio de alguien que lo vivió.

Trina: Rosario fue a recibirlo a la casa y ya vienen.

Bernabé: Pues mire, ya llegan y vienen con Insidia, seguro la encontraron de camino y la invitaron.

Trina: Mejor, así no se imagina cosas que no son, afortunadamente es buena gente y últimamente se nota que tiene la lengua quieta, por lo menos en el barrio.

Juan: Buen día, cómo están?  Me alegra verlos… Venimos a hacerle los honores al sancocho, Rosario me contó que es trabajo colectivo. Les agradezco mucho. HUMM, así como dicen, una arepa para este olor.

Mera: Hola Juan, a nosotros también nos alegra verle después de tantos días… Bueno, adelante… a comer.

Trina: Bienvenidos, esta es su casa, con toda razón, se les nota la alegría del encuentro, nos alegra tenerlos acá.

Bernabé: Ya está todo listo.

Insidia: Muy rico el sancocho, Trina y Rosario cocinan muy bien.

Mera: Cierto es, pero tenga en cuenta que aquí no hay trabajos de hombre y mujeres, todo lo hacemos todos, por ejemplo en este sancocho hay mano hasta de Bernabé.

Trina: Claro, eso es lo que permite que podamos trabajar y nos queda tiempo para todo. Además, de nada vale predicar hacia la calle y no practicar en la casa.

Rosario: Si… muchos hablan y no practican… la coherencia es indispensable.

Mera: Pero bueno, ahora si con la barriga llena y el corazón contento, escuchemos a Juan.

Juan: Pues no es mucho lo que tengo para decir, Rosario me cuenta que intercambian bastante y mantienen enterados, los felicitó. La situación es sencilla, la economía campesina no soporta las competencias impuestas por los TLCs.

Bernabé: Pero, no que el país se había preparado para eso?

Juan: Que va, todo lo que supuestamente era preparación para esa competencia feroz, fue desviado hacia los ricos y poderosos, eso pasó con el tal agro ingreso seguro y también con la tierras que supuestamente eran para los pobres y se las robaron.

Trina: Y cómo es eso de los campesinos empresarios?

Juan: Con el cuento que se necesitan empresas en el campo, engañan a los campesinos, dizque ahora son empresarios y la verdad los están despojando, lo único que les queda son las deudas. En eso es campeón el nuevo ministro de agricultura, el Lizarralde ese.

Rosario: Y el Pacto Agrario qué?

Juan: Pues nada, porque no hay soluciones de fondo, se niegan a revisar los TLCs, se niegan a considerar la economía campesina familiar como solución y solo quieren imponer la economía empresarial que deja por fuera la satisfacción de las necesidades del mercado nacional. Quieren producción para la exportación y no para garantizar la soberanía alimentaria.

Insidia: Pero… si se puede comprar más barato lo del exterior, es mejor. Por lo menos la platica alcanza para más.

Bernabé: Eso no es tan cierto, pues se arruina la producción nacional y entonces crece el desempleo y quién puede comprar, sino tiene ingreso?

Insidia: Pero algo es algo… dijo el diablo.  Dicen que bajaron los impuestos a todos los insumos agrícolas.

Juan: No insidia, con esa gente no se puede, pues se les da un dedo y se toman toda la mano. Además, como hablar de un pacto agrario sin presencia de campesinos? Puros encorbatados de los gremios, que pujan solo por sus ganancias y no tienen dignidad de patria. Otra cosa, fue la Cumbre Nacional Agraria y Popular, ahí  si estaban los representantes del campesinado, pero el gobierno la desconoce… Ustedes vieran que ya nada de lo que producen los campesinos se puede comercializar, entre los gastos de semilla, insumos y fletes hacen imposible vender, pues los compradores, siempre intermediarios, ponen unos precios mue bajos y eso que no estoy contando con el trabajo.

Mera: Por lo menos la lucha les hizo suspender el cuento de las semillas, es increíble que ahora haya que comprarlas no importa que usted tenga de la cosecha, por eso quieren imponer las transgénicas, que no sirven para la nueva siembra.

Trina: Y eso que dicen, entre ellos el presidente, que las cosas ya están acordadas con los muchachos en La Habana.

Juan: Primero que todo los acuerdos no se conocen plenamente y según escuche es el gobierno quien no quiere darlos a conocer. Segundo, parece que hay temas muy importantes que no fueron tocados todavía y tercero, el gobierno dice que hasta que no dejen las armas esas cosas no se aplicaran.

Rosario: El gobierno no puede salir solo con promesas, siempre es así y nunca cumple. No puede decir que hay que esperar a los acuerdos de La Habana, para encontrar soluciones. Si así lo estima entonces que deje participar a las organizaciones sociales y populares en La Mesa.

Bernabé: Pero el gobierno no debe escudarse en los acuerdos con las FARC-EP en La Habana para resolver los asuntos con los campesinos acá. Entonces porque no permitió la participación de las organizaciones campesinas en La Mesa? … Juan, es cierto que nos informamos, pero cuéntenos como fue lo del paro.

Trina: Es lo de siempre, enredan las cosas para quedar en nada.

Mera: El establecimiento pretende salirse con la suya, que los ricos sean cada vez más ricos y nosotros los pobres de la tierra cada vez más pobres. Solo queda seguir luchando, seguir en la resistencia y respaldando los diálogos para construir la paz con justicia social… Mienten sus encuestas o quienes las interpretan cuando dicen que no queremos la paz.

Juan: claro, quien no quiere la paz?... Bueno si hay gente que gana con la guerra,… pero la inmensa mayoría queremos la paz, y es la paz con justicia social, dignidad y soberanía. No la paz para darle vía libre a la expoliación de las transnacionales.

Bernabé: Pero, acabe de contar sobre el paro, allá donde usted estaba.

Juan: Ahora sobre el paro, hay que destacar la firmeza de la gente, el compromiso de todas las familias,  el respaldo. Se organizaron las brigadas para todo lo necesario, desde la comida, la dormida, la guardia, los bloqueos, el descanso y así todo. 

Bernabé: Y la gente si estaba dispuesta a la lucha? No les daba miedo?

Juan: Nos tocaba contenerla, sobre todo a la muchachada en los momentos de enfrentamientos, porque era casi un combate, esas bestias del ESMAD llegan agrediendo y además encontramos varios espías que no solo iban y les contaban los planes nuestros sino que se especializaron en provocar para decir que nosotros atacábamos a la llamada fuerza pública. Pero les salió el tiro por la culata, pues estábamos organizados y así no caímos en provocaciones.

Trina: Y las consecuencias?... Lo que no pueden ocultar?… Los muertos, los heridos, los detenidos?

Juan: Por donde yo estaba, afortunadamente no hubo muertos, si golpearon a muchos muchachos y muchachas, a uno de quebraron el tabique, yo lo vi,  a otra casi le parten la clavícula,  algunos los detenían por días, los picaneaban, o sea les aplicaban energía con un aparatejo que tienen. Pero la gente seguía firme cumpliendo con lo que orientaba la dirección.

Insidia: Y la guerrilla les mandaba qué hacer?

Juan: Nooo. Aquí es bueno aclarar que éramos puros campesinos y campesinas, los habitantes de la vereda, no había gente extraña y la guerrilla que no son extraños, andan en sus cosas, ellos tienen sus propios planes.

Insidia: Yo no entiendo mucho lo que dicen, de todas maneras no se puede estar en desacuerdo con querer mejorar las condiciones de vida. Me despido porque es hora de la telenovela.

Mera: Como no le gusta leer, por lo menos oyendo la conversa algo va entendiendo Insidia.

Bernabé: Pues yo también me retiro, tengo que estudiar.

Rosario: Yo creo que nosotros también nos vamos, muchas gracias por las atenciones.

Juan: Si, muchas gracias, seguiremos conversando.

Mera: Ya platicaremos con más calma.

Juan: Si,  en estos días miraremos como es que vamos a trabajar aquí en el barrio, pues ya no somos campesinos, ahora y por la fuerza, somos citadinos, aunque el campesino nadie no lo saca del corazón.  Otro gallo cantaría si de verdad nos devuelven la tierra y se hace una reforma agraria verdadera.

Trina: Cierto es, esta semana “venga y conversemos”

 

Publicado en Radio: Voz insurgente
Martes, 17 Septiembre 2013 00:00

De Cultura política se habló hoy

Read in english


Antes de dar lectura a las nueve propuestas mínimas sobre Cultura Política para la Participación, la Paz y la Reconciliación Nacional y Derecho a la Protesta y la Movilización Social y Popular, el comandante Marco León Calarcá, a nombre de las FARC-EP, envió nuestra voz de aliento y expresó de nuevo la solidaridad con que acompañamos las luchas que adelanta nuestro pueblo en Colombia.

Recordó, además, que continúa incompleta la Mesa, sigue faltando Simón Trinidad y la Delegación de Paz de las FARC-EP reclamamos su presencia. Ver video

El documento presentado hoy por nuestra Delegación de Paz desarrolla en nueve sub-puntos la novena propuesta mínima -de las diez- que sobre la Participación Política para la Democratización Real, la Paz con Justicia Social y la Reconciliación Nacional hemos puesto en consideración del gobierno y dado a conocer al país y al mundo.

 Cultura Política y Pedagogía para la Paz

Una verdadera cultura de democracia y participación, se comenzará a gestar en el momento que empiece a haber transparencia en el manejo de la política y se erradiquen de raíz el clientelismo, la corrupción y la cultura mafiosa, que antepone el dinero a los valores humanos y ha permeado al establecimiento en los últimos años.

Es fundamental adelantar procesos de formación en todos los espacios y a nivel popular donde se dé paso a una verdadera pedagogía para la Paz y se re-eduque a quienes desde siempre han estado ejerciendo el "arte" de hacer política.

Cierra el noveno sub-punto que habla de No estigmatizar, prohibir ni criminalizar a los movimientos políticos, sociales y populares; recalcando como un derecho universal sublevarse contra el Estado, si las políticas de éste lesionan los intereses de la población, por tanto las prácticas de estos derechos no pueden ser criminalizadas ni reprimidas.

Relacionado con lo anterior, la propuesta ocho exige el desmonte del escuadrón ESMAD, convertido en la máquina asesina con que el gobierno responde a cualquier brote de inconformidad contra sus nefastas políticas.

"Actuaciones en ese sentido de funcionarios públicos de alto nivel, así como de medios masivos de comunicación, merecerán especial atención y estarán sometidas al control social y la veeduría ciudadana, sin perjuicio de las acciones legales a que hubiere lugar".

Nos acercamos a las cien propuestas, lo que indica, -pese a no conocer todavía los resultados- estamos próximos a concluir la entrega de iniciativas planteadas por el pueblo colombiano, a través de las FARC-EP, que definen como debe ser la Participación Política para la Democratización Real, la Paz con Justicia Social y la Reconciliación Nacional, segundo punto en la Agenda.

 

Publicado en Blogs

Ver Video



La Habana, Cuba, sede de los diálogos de paz, septiembre 17 de 2013

NUEVE PROPUESTAS MÍNIMAS SOBRE CULTURA POLÍTICA PARA LA PARTICIPACIÓN, LA PAZ Y LA RECONCILIACIÓN NACIONAL Y DERECHO A LA PROTESTA Y LA MOVILIZACIÓN SOCIAL Y POPULAR


1. Condiciones para una cultura política democrática y participativa.   

El fortalecimiento de la participación política y social conlleva una necesaria transformación de la cultura política existente en el país. Se dispondrán todas las acciones a que hubiere lugar en ese sentido, en el entendido de que los fundamentos de una cultura política democrática y participativa se encuentran en la transformación democrática de la sociedad, del Estado y del régimen político; todo ello, sin perjuicio de las diferencias políticas e ideológicas propias de la contradicción y del conflicto social y de clase. Ejes articuladores básicos hacia una nueva cultura política se encuentran en la superación del individualismo, de la competencia a cualquier precio y del “sálvese quien pueda”, impuestos por el  capitalismo neoliberal, a fin de establecer los valores del humanismo, la solidaridad y la cooperación social; en la erradicación del clientelismo, la corrupción y la cultura mafiosa para dar paso al manejo transparente de la cosa pública; en desechar el tratamiento de conflictos concebido a partir de la represión, del exterminio o del doblegamiento del contrincante u opositor, para posibilitar el diálogo y las salidas negociadas. 

2. Acciones para la recuperación del valor y del significado de la política.

Avanzar hacia una cultura política democrática y participativa supone recuperar el valor y el significado de la política, y sustraerla del desprestigio a que ha sido sometida por la mayoría de los partidos políticos y de los políticos profesionales.  Se promoverán, por tanto, procesos de formación, educación y comunicación política en asuntos políticos, económicos, sociales, ambientales y culturales. De manera especial se propiciará la apropiación social de las políticas públicas, de los planes de desarrollo y de los presupuestos públicos. Se hará énfasis en los sectores sociales excluidos, discriminados y segregados, incluidas las comunidades campesinas, indígenas y afrodescendientes.

3. Pedagogía para la apropiación social de la participación y sus mecanismos.

Los diseños de participación política y social que resulten de un eventual Acuerdo Final refrendado por una Asamblea Nacional Constituyente deberán ser apropiados socialmente.  Para ello, se generará, de manera conjunta, una pedagogía de la participación política y de sus mecanismos, orientada a garantizar y fomentar su conocimiento y uso efectivo,  con miras a fortalecer la defensa y la garantía de los derechos consagrados constitucionalmente. Tal pedagogía hará énfasis en los sectores sociales excluidos, discriminados y segregados, incluidas las comunidades campesinas, indígenas y afrodescendientes.

4. Cultura política democrática y participativa y regulación de conflictos.

Se propiciará una cultura política fundamentada en la aceptación de las contradicciones y conflictos inherentes a la formación social, así como en el reconocimiento y respeto por el opositor político y el derecho universal a la subversión contra el Estado. Se fomentará el tratamiento de los conflictos derivados del modelo económico y del accionar del Estado y sus políticas a través de los mecanismos que brinda la política, principalmente a través del diálogo y la negociación. De manera especial, se emprenderá un programa de formación en regulación de conflictos para funcionarios públicos con cargos en la dirección del Estado, en todos sus niveles, nacional, departamental y municipal.

5. Proscripción de las doctrinas contrainsurgentes y de “seguridad nacional”.

La transformación estructural de la cultura política incluye la proscripción de las doctrinas contrainsurgentes y, en especial, de la doctrina de la “seguridad nacional”, impuestas por el Pentágono y la Escuela de las Américas en tiempos de la “guerra fría” y adoptadas como doctrina de las Fuerzas Militares del Estado. El destierro de esa doctrina conlleva el compromiso del Estado de emprender acciones para garantizar una revisión sustancial de la formación militar y de policía y hace parte, por tanto, de la necesaria conversión de las Fuerzas Militares y de Policía, en el evento de un Acuerdo final, de fuerzas de ocupación y de represión contra la población en fuerzas constructoras de paz con justicia social y verdaderas garantes de la soberanía nacional.

6. Pedagogía y didáctica del Acuerdo de paz y la reconciliación nacional.

Se diseñarán e implementarán los lineamientos para una pedagogía y una didáctica del Acuerdo de Paz y la reconciliación nacional. Tal pedagogía y didáctica serán incorporadas en el sistema de educación público y privado en todos sus niveles, así como en el conjunto de la institucionalidad del Estado. Su contenido se refiere al conjunto de acuerdos que conformen un eventual Acuerdo Final, así como a los resultados que arroje el informe de la Comisión de Revisión y Esclarecimiento de la Verdad de la Historia del Conflicto Interno Colombiano, conformada como parte de un eventual Acuerdo final. Se conformará una Comisión de la Pedagogía y la Didáctica de la Paz, integrada por las partes del Acuerdo, y con representación de los docentes y de los gremios de la educación. Se coordinarán labores y funciones con el ya propuesto Programa especial de información y comunicación para la reconciliación y paz con justicia social.

7. Reconocimiento y garantías a la protesta y la movilización social y popular, derecho a la subversión.

Se reconocerá el derecho a la protesta y la movilización social y popular, es decir el derecho a la subversión,  con independencia de las formas que ésta asuma, y se proveerán garantías para que tal derecho se pueda ejercer de manera efectiva. Además de los nuevos diseños legales a que hubiere lugar, se derogará toda normatividad actual restrictiva, especialmente la contenida en la Ley de Seguridad Ciudadana.

8. Prohibición de tratamiento militar a la protesta social y popular y desmonte del ESMAD.

Se prohibirá de manera expresa y taxativa cualquier tratamiento militar y de guerra a la legítima movilización o protesta social y popular. En especial, se procederá al desmonte del Escuadrón Antimotines y Disturbios, ESMAD. En lugar de la represión y el uso desproporcionado de la fuerza, se propiciará el diálogo y la solución negociada de los conflictos políticos y sociales.

9. No estigmatización y prohibición de la criminalización de los movimientos políticos, sociales y populares.

En desarrollo del derecho universal a la subversión y del derecho a cuestionar el orden capitalista, así como del derecho a ejercer la oposición contra las políticas del Estado y del gobierno y a proponer alternativas frente a éstas, se garantizará la no estigmatización de los movimientos políticos, sociales y populares, que practiquen estos derechos, y se proscribirá su criminalización. Actuaciones en ese sentido de funcionarios públicos de alto nivel, así como de medios masivos de comunicación, merecerán especial atención y estarán sometidas al control social y la veeduría ciudadana, sin perjuicio de las acciones legales a que hubiere lugar.

DELEGACIÓN DE PAZ DE LAS FARC-EP

 

Para realizar esta entrevista con una revolucionaria e internacionalista holandesa, no tuvimos que desplazarnos hasta Ámsterdam, la encontramos en La Habana- Cuba como integrante de la delegación de paz de las FARC-EP, hasta aquí llego porque su compromiso con las causas justas de Nuestra Patria desde su trinchera Fariana la han convertido en firme combatiente por la paz de Colombia: " las mayorías del país (...) queremos la paz, pero la entendemos con reformas profundas que posibiliten alcanzar la justicia social" nos dice Alexandra Nariño en entrevista exclusiva para www.pazfarc-ep.org


1. ¿Primero Alexandra cuéntanos sobre ti?

Nací en Denekamp, un pueblo en el este de Holanda, muy cerca de la frontera con Alemania y tengo 35 años.
 Soy egresada de la universidad de Groningen, en el Norte de Holanda. Estudié Lenguas y culturas romances. En el 2001 escribí mi tesis sobre el proceso de paz en El Caguán y con eso finalicé mi carrera. Me encanta la parte de traducción, la etimología, pero también la literatura, así como la parte cultural e histórica de mi carrera, que es muy amplia.

Casi la única música que escucho en español es la música fariana: las canciones de Cristian Pérez, de Julián Conrado y muchos otros (encuentralas aquí). Pero hay una que me evoca un recuerdo muy especial del camarada Jorge, y es Mujer Ajena, de los Legendarios con Darío Gómez. Él la solía cantar todas las tardes, en los días antes del bombardeo; en todo el campamento se escuchaba la voz de él. Los guerrilleros nos reíamos y lo regañábamos por el ruido que hacía, pero no había quién lo callara. Me recuerda su alegría, su espontaneidad, lo humano que era…

Escucho mucha música en inglés, U2, Tori Amos, Portishead, Massive Attack… esa música toda me evoca partes de mi infancia en Holanda, mi época universitaria, las reuniones con mis amigas del colegio en que cantábamos con el piano, la guitarra. Las canciones del Le Fantome du l´opera, el Ave María de Schubert, el Don´t Cry for me Argentina, que cantábamos en mi casa con toda la familia.



2. La lucha guerrillera es muy difícil, ¿Qué te llevo a ingresar, a tomar semejante decisión?

Yo llego a Colombia porque me tocaba hacer una práctica para la universidad. Entonces en el periódico de la universidad había un anuncio de un colegio en Pereira que buscaban un profesor de inglés. Hice la propuesta en la universidad, para investigar el aprendizaje del inglés en niños hispanohablantes y me la aceptaron. 
Estaba enseñando Inglés, y en los ratos hábiles me dedicaba a viajar por el país. Conocí el Amazonas (Leticia), Cali, Bogotá, Gorgona, Buenaventura, Cúcuta, Pereira, Manizales, Armenia… 
en estos periplos pude palpar la dura realidad que aqueja a la mayoría del pueblo colombiano. Me di cuenta de que no solo es un pueblo que soporta aberrantes formas de pobreza, miseria y desigualdad sino que además se persigue, detiene, tortura y asesina a las personas que sueñan con otro tipo de sociedad. Entendí que un pueblo no se alza en armas porque quiere, sino porque le es impuesto. La lucha guerrillera, gradualmente, la empecé a sentir mía, y finalmente decidí ingresar. Considero que el sufrimiento de cualquier pueblo en el mundo es (o debe ser) un asunto de todos.


3. ¿Las FARC-EP tienen el firme e irrenunciable propósito de hacer la paz?

De eso pueden estar absolutamente convencidos los colombianos. Pero no olvidemos algo muy importante y es que las FARC-EP surgimos como respuesta a la violencia estatal y esa violencia persiste. La brutal represión que el régimen y su tenebroso ESMAD, que más bien parece una verdadera fuerza terrorista de ocupación, confirman que las causas que dieron origen a ese alzamiento siguen intactas, estamos sentados en la mesa precisamente para eso, para tratar de encontrar una solución a las causas que generaron el conflicto.

No vale la pena hacer la guerra en ninguna parte del mundo si existen condiciones para construir una sociedad distinta por medios eminentemente políticos. Lo que más valor cobra en este momento es unir esfuerzos de todo corazón para que la paz de Colombia sea posible. Y eso nos compromete a todos.



4. ¿ Es posible creer en la voluntad de paz del Gobierno?

Yo creo que todos los colombianos queremos la paz, el país está cansado de tanta guerra, guerra generalizada en todos los ámbitos de la vida nacional. Solo que el gobierno quiere una paz distinta a la que claman las mayorías, un ejemplo de esto es el conjunto de medidas legislativas cuyo contenido y alcance genera descontento social, que además al expresarse en las calles, caminos y veredas se reprime con estrategias militaristas, y entonces preguntamos ¿esa es la paz que propone el gobierno?.

Para quienes representan y ostentan el poder en Colombia la Paz significa rendición y entrega de la guerrilla. En esto existe una contradicción con la concepción de las mayorías del país que queremos la paz, pero la entendemos con reformas profundas que posibiliten alcanzar la justicia social y el ejercicio de la soberanía nacional, y a tono con el tema que se encuentra actualmente en discusión sobre participación política, las garantías deben ser absolutas para que todas las organizaciones y partidos políticos puedan ejercer sus derechos, empezando por el mas básico que es el de existir, y a partir de ahí a luchar por el poder, pero también deben existir garantías y condiciones optimas para que el movimiento social y popular pueda desplegar sus reivindicaciones y luchas con la total protección por parte del Estado. Un nuevo país solo puede surgir del esfuerzo consciente de todos los Colombianos y estamos seguros que lo lograremos.

Read letter written by Alexandra Nariño in English: http://farc-epeace.org/index.php/blogs/interviews/item/153-why-the-farc-ep.html

 

Publicado en Entrevistas
Página 1 de 2

Blogs