• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8

 Por: Marco León Calarcá,  Integrante de la Delegación de Paz de las FARC-EP

  • "En comparación con lo que pudo suceder, ha sido un milagro,  
  • aunque en comparación con lo que debería haber sucedido es un desastre"
  • George Monbiot
  • Luego de 2 semanas de debates, representantes de 195 países, entre los cuales se contaron 145 entre Presidentes y Primeros Ministros y alrededor de treinta mil diplomáticos, consignaron en 31 páginas el Acuerdo de París referido al compromiso de contener el calentamiento global, como se conocerá al Tratado logrado en La XXI Conferencia de las Partes (COP21) sobre el Cambio Climático realizado en las afueras de la capital francesa.
Publicado en Blogs
Jueves, 03 Diciembre 2015 00:00

La clepsidra de la paz empieza en El Orejón.

 Por Pastor Alape, Integrante del Secretariado del Estado Mayor Central FARC-EP.


Sábado, 29 Octubre 2011 00:00

La anunciada visita de George Bush

 

El recién reelegido Presidente de los Estados Unidos se detuvo en Cartagena, sólo para realizar el lanzamiento por las alturas de la candidatura reeleccionista de Uribe.


Por Gabriel Ángel

El Presidente George Bush permaneció en Cartagena de Indias durante tres horas y media, en tránsito hacia los Estados Unidos desde Chile. En ese corto intervalo de tiempo se entrevistó con el Presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez, a quien aseguró que su gobierno continuará respaldando sus política contrainsurgente y antidrogas, y de quien escuchó, al parecer sin mayor interés, la rogativa de considerar un trato más benigno en materia agropecuaria, de patentes y propiedad intelectual, dentro de las conversaciones en curso para la firma de un Acuerdo de Libre Comercio entre las dos naciones.

El acontecimiento ha sido presentado por el régimen como un suceso de carácter trascendental, y a la difusión de esa imagen exagerada han contribuido los grandes medios de comunicación. Sin embargo, miradas las cosas con detenimiento, la importancia del hecho no se deriva, en lo absoluto, de los temas tratados, cuestiones casi de rutina en la agenda de los dos gobiernos, sino en la intención, no revelada en forma expresa, que animó el montaje del encuentro. El recién reelegido Presidente de los Estados Unidos se detuvo en Cartagena, sólo para realizar el lanzamiento por las alturas de la candidatura reeleccionista de Uribe.

En efecto, que Bush, representante fiel de la ultraderecha fascista norteamericana y defensor a ultranza del uso de la fuerza para aplastar a sus opositores en el mundo, repita una vez más que tiene la voluntad de seguir apoyando la ejecución del Plan Colombia e incluso prolongarlo una vez vencido, incluyendo por supuesto al Plan Patriotas, no constituye ninguna novedad. Muchas veces lo dijo durante su campaña, además de guardar correspondencia con sus actos pasados y sus posturas políticas. Su afinidad con Uribe es ya de vieja data. Noticia de inusitados contornos sería que saliera a afirmar lo contrario. La conmoción en ese caso sería más que justa. Pero toda la parafernalia de una gira imperial como la sufrida en Cartagena, carece de equivalencia con el sentido del aviso.

Y es que a nada más vino Bush. Los lloriqueos de Uribe en trance de aparentar dignidad nacional, fueron de la cosecha de este último y no hacían parte de la agenda de su colega gringo. Uribe quiso quedar bien ante los grandes agricultores y ganaderos, preocupados por su futuro económico, frente a las perjudiciales imposiciones de los voceros norteamericanos en las diversas rondas de discusión del TLC, y quizás ante algunas oenegés ambientalistas que lo presionan por lo mismo a cambio de algunos favores prestados.

Al pedir un trato equitativo para ellos, el Presidente colombiano se valió de un curioso recurso, que él mismo ha desechado con desprecio al interior de las fronteras nacionales. Pretendió que Bush pensara en que si salían perjudicados esos sectores con el TLC, había riesgo de que aumentara el área sembrada con cultivos ilícitos.  Al fundamentalista de Bush debieron parecerle sospechosas de comunistas esas palabras, pero proviniendo de quien las decía, su más abyecto servidor en América Latina, es lógico suponer que debieron causarle gracia. Definitivamente la astucia y el cinismo del Presidente colombiano lo hacen un digno discípulo suyo.

La Cartagena miserable, que no se reponía de de la visita solidaria de los católicos monarcas españoles, cuyos antepasados abrieron el mercado de negros esclavos en la ciudad ante el agotamiento por sobreexplotación de los indígenas nativos, tuvo que esconderse en sus covachas aún inundadas por obra del invierno y la pobreza, para no despertar las iras de los esbirros encargados de la seguridad de los presidentes.

La prensa y los visitantes extranjeros sólo podían conocer la ciudad exportable de los reinados novembrinos. Semejante marco resultaba apenas apropiado para el objeto del espectáculo. Álvaro Uribe fue presentado ante el país y el mundo como candidato a la reeelección presidencial en Colombia, ni más ni menos que por un flamante discurso pronunciado en persona por el presidente de los Estados Unidos de América. El resultado está casi asegurado. Así funciona la democracia virtual. Lo ordena el gran capital, lo ejecutan sus policías, lo legitiman sus medios de comunicación.


URL corta: http://goo.gl/6eahNE

Publicado en Blogs

«Definitivamente que ser revolucionario en los tiempos que corren es disparar hacia las estrellas para derribar galaxias»

Por Gabriel Ángel

Son difíciles los tiempos que corren. La realidad económica, social y política del mundo entero se encuentra signada por el poder del gran capital transnacional. Las grandes corporaciones financieras y  los organismos multilaterales de crédito imponen un ritmo de vida y de pensamiento que se apropia no sólo del producto del trabajo sino de las conciencias de pueblos enteros. Vivimos en plena era de la fantasía virtual. Las verdades puestas en boga por el Establecimiento tienden a universalizarse, sin importar que riñan con las evidencias más reveladoras de la práctica cotidiana. Y hay que ver el escándalo que suscita el defender posiciones contrarias a los dogmas oficiales.

Publicado en Blogs

Blogs