• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
Jueves, 18 Julio 2013 00:00

Tras la noticia_Parte Cuatro

Hay un calor canicular en la sala de espera del Aeropuerto Aguas Claras que le presta sus servicios a Ocaña, Norte de Santander. En la pista, vehículos militares que descargan. En los alrededores, grafitis improvisados con consignas campesinas. ¿Han visto Platoon, la película? Así mismito, un Vietnam en miniatura en el corazón del Catatumbo. La ropa se nos pega dolorosamente a la piel mientras esperamos que aterrice la avioneta que alquilamos entre tres medios nacionales para poder venir al Catatumbo a reportar esa movilización que tanta alboroto ha armado. Satena desmontó el único vuelo regular a Ocaña, y la perspectiva de venirnos por tierra por siete hora de carretera destapada desde Cúcuta era poco menos que terrorífica.

La Habana, Cuba, sede de los diálogos de paz, mayo 25 de 2013

El nuevo ultimátum del Ministro Fernando Carrillo, pareciera revelar una falta de compromiso frente al proceso de diálogos, que ante todo expresa desconfianza respecto a las mismas capacidades que la Delegación gubernamental tiene para hacer posible el propósito de la reconciliación. Sus desafortunadas comparaciones “navideñas”, que trivializan las propuestas que las FARC-EP han hecho a la Mesa de la Habana interpretando los intereses de las mayorías, en nada se sintonizan con el ambiente de optimismo que reina entre los colombianos que le apuestan y tratan de aportarle ideas positivas al objetivo de encontrar una salida incruenta al conflicto político, social y armado que padece Colombia. Nuestras formulaciones  recogiendo las reivindicaciones populares, no son una “lista de regalos” sino el registro de los derechos que le han sido conculcados al pueblo y es deber del Estado garantizarlos sin más demora. Al gobierno es a quien corresponde abrir los espacios políticos y devolver lo despojado a las víctimas de su terrorismo secular, para que el soberano pueda expresarse en un escenario de democracia verdadera.

Blogs