• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8

 

La constitución cubana de 1976 fijó en su preámbulo el sueño de José Martí, “Yo quiero que la ley primera de nuestra República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre”. La temprana muerte del apóstol en Dos Ríos le impidió ver coronado su propósito, pero no pudo evitar que su idea fuera recogida por el otro gran hombre de Cuba, Fidel, a quien la naturaleza, la historia y la lucha le confirieron la gloria de hacer realidad esa bella consigna en su patria.

Publicado en Estado Mayor Central

Blogs