• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
Miércoles, 17 Junio 2015 00:00

Plan de exterminio contra los indígenas en todo el país

Escrito por
0
0
0
s2smodern
Por: Walter Mendoza, integrante de la Delegación de Paz FARC-EP

Para los pueblos indígenas, después de 523 años de la invasión española, en nada ha cambiado su modo de vida. Quizás en Colombia y toda Latinoamérica los indígenas son los pueblos más desposeídos, reprimidos y violentados por las clases dominantes, primero por los colonizadores y ahora por la burguesía moderna.

En la época de la colonia, los indígenas - hombres, mujeres y niños - eran cazados con perros amaestrados para llevarlos como mano de obra esclava a las minas y plantaciones de los señores colonizadores, obligándolos a trabajar hasta que morían. Sus mujeres eran violadas, los niños iban creciendo en medio de la esclavitud y pasaban a ser los futuros esclavos.

Las crónicas de la época cuentas que los invasores europeos, en días de esparcimiento, salían a cazar y matar indios en los montes, llanuras y planicies.  Era su deporte favorito; el que cazara y matara más indios ganaba. La historia cuenta que en un día llegaron a matar hasta 7.000 indígenas. Durante más de 300 años, nuestros aborígenes tuvieron que soportar estas terribles prácticas. 50 millones de indígenas fueron esclavizados y masacrados en Latinoamérica.

En pleno siglo 21 en Colombia, los indígenas ya no son cazados con perros para llevarlos a los modernos enclaves económicos; haciendas con piscinas, circuito cerrado de televisión y vigilancia electrónica, propio del desarrollo tecnológico. Esa modalidad cambió, ya no es con perros, cañones y arcabuces españoles que cazan y matan indígenas. Ahora, el método es mucho más avanzado: pistolas, fusiles, carros y motos modernos son utilizados por los comandos de exterminio que salen a cualquier hora del día o de la noche a masacrar indígenas.

Es la nueva modalidad utilizada en los tiempos modernos, en Cauca, Nariño y Putumayo, por las grandes trasnacionales mineras, ya no para esclavizarlos en sus propios territorios, sino para apoderarse de sus tierras y riquezas, destrozar su cultura. Una nueva colonización y esclavitud se cierne sobre los pueblos indígenas; el hierro candente, los azotes y otras formas salvajes fueron cambiadas por armas súper modernas, satélites, aviones para vigilar sus territorios ricos en flora, fauna, minerales preciosos, etc. Después de 523 años siguen siendo el centro de las guerras, la avaricia, la explotación y la maldad.

exterminio-indigenas.jpg

Se sabe que los primeros esclavizados fueron los indígenas amerindios, hasta que terminaron prácticamente extinguidos. Cuando ya no había mano de obra indígena esclava, fueron por los negros en África, a partir de 1650. Ellos también fueron cazados con perros y traídos para suplir la mano de obra, ya que los indígenas, totalmente diezmados no daban abasto. Su descendencia, debido al maltrato y el hambre que soportaba, nacía escuálida, sin fuerzas; no podían resistir el trabajo en las minas, plantaciones, construcción de caminos y poblados. Fueron cambiados por negros fuertes, jóvenes.

Los últimos hechos contra los indígenas hablan por sí solos. El dos de junio del 2015 en la Vereda Bellavista de Orito, Putumayo, un comando armado que se movilizaba en camionetas último modelo, llegó ametralló e incendió la casa cultural de una comunidad Nasa, proveniente del Cauca y que se había reubicado en esta región. Los indígenas lograron huir ilesos.

La aparición de estos comandos de la muerte es porque en la zona hay enclaves petroleros de grandes multinacionales. Cabe anotar que en estas regiones no solamente hay petróleo; también hay oro y es una zona para la que existen megaproyectos agroindustriales de palma.

En lo que va corrido del año 2015 han sido asesinados 25 indígenas, superando al año 2014 en el que fueron 20 los indígenas asesinados. Todo parece indicar que es un plan criminal contra los pueblos indígenas a nivel nacional, si se tiene en cuenta que gran parte de sus territorios está en concesión  a multinacionales. El mismo plan criminal se ha extendido al departamento del Cauca en los municipios de Caloto, Toribío, Buenos Aires y Suárez.

En Buenos Aires han sido asesinados cinco indígenas y cuatro afros. En Caloto y Toribío, los indígenas han venido desarrollando una lucha histórica  por recuperar sus tierras robadas por los latifundistas. Varios indígenas han perdido la vida, otros han sido encarcelados. En esa misma región, hace 26 años, fueron masacrados 20 indígenas en la hacienda el Nilo, tierra de los indígenas robada por terratenientes.

Esa es la realidad de nuestro país y mientras esto no cambie, no podrá haber paz.


URL corto: 

0
0
0
s2smodern
Walter Mendoza

Columnista del Miercoles
Integrante de la Delegación de Paz de las FARC-EP

Más en esta categoría: « Vendiendo la Paz Guerrillero anónimo »

Blogs