• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
Jueves, 28 Mayo 2015 00:00

La Vigencia de nuestro discurso en Oslo (Nuestro sueño: la paz con justicia social y soberanía)

Escrito por
0
0
0
s2smodern

Duele en los más profundo ver lo que hace el Estado colombiano con todas su armas de guerra: La de su Fuerza Pública en primer término, pero también la de los medios de comunicación. Duele, porque viviendo el proceso aquí de primera mano, logra uno sentir que realmente la paz estaría cerca, que unas nuevas condiciones para el ejercicio de la oposición política en Colombia serían posibles, que los niños y niñas colombianos, que todo nuestro pueblo, tendrían vida digna.

Cada ciclo de conversaciones se convierte en un nuevo respirar, que traerá elementos y aportes como bálsamo para el proceso de paz. Cada vez más a la Mesa del Palacio de las Convenciones de La Habana-Cuba llegan visitas, mas encuentros, más diplomáticos, más expertos en temas de género, en resolución de conflictos, sobre víctimas, más apoyo internacional. Piensa uno que todo eso es porque el asunto del acuerdo para la construcción de la paz va por buen camino.

Nosotros aquí, hombre y mujeres, en tremendo esfuerzo colectivo construyendo propuestas, enviando siempre un mensaje de esperanza al pueblo y a los que luchan día a día desde sus trincheras a pesar de la represión, dando a conocer los hechos del proceso por todos los medios que se nos es posible.

Hemos adoptado unilateralmente medidas de desescalamiento para evitar nuevas víctimas -quince medidas adoptadas por las FARC-EP frente a una del Gobierno- hemos presentado innumerables propuestas como nuestras "propuestas mínimas sobre Derechos Integrales de las Victimas para la paz y la Reconciliación Nacional” y las 140 “Propuestas de las FARC EP y de la sociedad colombiana para la construcción de una nueva Colombia sin victimas”, mantuvimos una tregua unilateral durante 5 meses a pesar de los constantes ataques del Ejército a la guerrilla y la andanada de mentiras mediáticas. Mientras, el Gobierno cómodamente no hace nada y dice que nosotros somos los que no proponemos y no dejamos avanzar.

La insolencia del Estado colombiano no conoce límites; Santos no es el representante del pueblo, es el títere de un gran poder económico que lo único que espera es perpetuar la explotación y la miseria.

Bien lo expresamos desde el inicio de los diálogos en el histórico discurso en Oslo, Noruega Nuestro sueño: la paz con justicia social y soberana, leído por el camarada Iván Márquez, en el que marcamos muy claramente que a Cuba NO VINIMOS A SOMETERNOS, sino a solucionar los problemas que aquejan a los colombianos y colombianas. Por ello decimos que la paz no es la entrega de las armas, sino la solución de los problemas sociales y políticos que provocan su utilización. En Noruega dejamos muy claro nuestro propósito:

"No somos los guerreristas que han querido pintar algunos medios de comunicación, venimos a la mesa con propuestas y proyectos para alcanzar la paz definitiva, una paz que implique una profunda desmilitarización del Estado y reformas socioeconómicas radicales que funden la democracia, la justicia y la libertad verdaderas. Venimos aquí con el acumulado de una lucha histórica por la paz, a buscar, codo a codo con nuestro pueblo, la victoria de la solución política sobre la guerra civil que destroza a Colombia. No obstante, nuestra determinación tiene la fortaleza para enfrentar a los guerreristas que creen que con el estruendo de las bombas y de los cañones pueden doblegar la voluntad de quienes mantenemos en alto las banderas del cambio y la justicia social"

Las FARC EP somos pueblo, convencido de que la construcción de la paz es un asunto de todos, y que esta solo es posible con el concurso de la mayorías.

La escalada de la guerra desatada con más fuerza estos días por el Gobierno, además de carecer de justificación política alguna, ha puesto al proceso de paz en una difícil situación, creo yo la más grave desde su inicio. A pocos días de cumplir nuestro aniversario 51 del alzamiento armado, es imprescindible destacar el carácter político de nuestra rebelión y por ello nuestro compromiso con el proceso de diálogos, con la solución política del conflicto. Ello se comprueba a simple vista porque este proceso de paz es por el momento el que más rápidamente ha avanzado entre todos los habidos en el mundo en los últimos treinta años, con una ronda negociadora constante y permanente con ciclos de trabajo cada 10 días.

Las FARC-EP seguimos empeñados en la solución política al conflicto, y por ello decimos alto y claro que la paz no se construye con más guerra, con más muertes y con más víctimas, mientras pareciera que esta es la vía que ha decidido utilizar el Estado con la vana pretensión de doblegar a las FARC-EP, estrategia fallida durante más de 50 años.


URL Corto: http://goo.gl/FFvdBE

0
0
0
s2smodern
Diana Grajales

Columnista del Jueves
Integrante de la Delegación de Paz de las FARC-EP
En tuiter: @Diana_FARC

Blogs