• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
Miércoles, 13 Mayo 2015 00:00

Pensando con amor en el amor

Escrito por
0
0
0
s2smodern

Cabe pensar y escribir acerca del amor, pese a los juicios fáciles que nos señalen de cursis, por encima de otras concepciones que consideren el tema un asunto banal.

Basta con haber vivido un Día de la Madre en Cuba, una fecha en la que como conocimos una vez en nuestro país, parece detenerse el tiempo para reflexionar y aplaudir el desempeño de la mujer en su dimensión de madre.

Claro, sin intención de ofender a nadie, pero guardo algunas diferencias entre lo vivido aquí y lo conocido en Colombia. Allá se trata de homenajear a la madre en cuanto segura receptora de un regalo, un objeto material que hay que comprar para que al obsequiarlo nuestra madre sienta cuánto la queremos. Aquí, se destaca el papel de la mujer como reproductora de la vida, de la esperanza, de los sueños de un mundo mejor para todos. El culto popular a Celia Sánchez es una muestra de ello. No tuvo hijos, pero todos en Cuba la veneran como un ejemplo de madre.

Es eso lo que me lleva a dedicar unos momentos a pensar en el amor. ¿Qué es ese sentimiento? ¿Qué significa en realidad? He visto como difunden los medios las imágenes de mujeres que lloran porque su hijo soldado ha perecido en un combate con las guerrillas. Se trata de una imagen que perdura en la retina y la mente de la gente, para generar opinión adversa hacía la insurgencia y desviar la atención de las verdaderas causas de que nos estemos matando unos a otros.

Pero no se ve el dolor de las mujeres desplazadas para construir obras como la represa de Ituango, expulsadas a la fuerza de su tierra, de su entorno, con sus familias y sus pocos enseres. Ni se publicita el dolor de las madres cuyos hijos desaparecieron para terminar siendo objetos de un falso positivo. ¿Es que esos no son sentimientos de amor? ¿Es que ese dolor no es suficiente para merecer algún registro? Es obvio que no. Hasta para hablar del amor hay un interés de clase.

Me detengo a pensar por un instante en el amor de Shakira y Piqué, tan seguido por los medios en cada detalle. No pretendo meterme en el corazón de nadie, cada cual tiene sus derechos, hasta a la propia intimidad. Pero me pregunto que si ella no fuera la cantante que vende muchísimas copias y alrededor de la cual giran contratos y negocios en cifras millonarias, o si él no fuera el futbolista del Barcelona FC seguido por millones de televidentes en el mundo, ¿su romance contaría con el seguimiento mediático de que disfruta? Seguramente no. El amor y el desamor a promocionar cuentan en la medida en que tengan alguna influencia en el mercado.

Mercedes Sosa, la cantante argentina, cantó al amor, para relatar cómo cambia ese sentimiento por obra del tiempo. Pero dejó constancia de cómo no cambia el amor por su pueblo y por su gente. El amor de los revolucionarios, el amor de los rebeldes, el amor de quienes se juegan la vida por un sueño de justicia para la sociedad. Eso mueve a pensar si se trata de sentimientos distintos. El que se experimenta por un ser individual y el que se experimenta por su clase.

Yo pienso que no. Quien ama sinceramente a su pueblo no puede jamás enamorarse de quien lo ve como una masa a reprimir y someter. El amor verdadero sólo existe entre quienes se identifican por la misma causa social y política, ajenos a cualquier otro tipo de interés. Amar es desprenderse de los sentimientos egoístas para identificarse plenamente con quien piensa igual.

El Día de la Madre vi eso en Cuba, una ebullición enorme por la madre, porque es gracias a ella que la revolución fue y es posible. Se ama a la madre porque defiende la causa del pueblo, del antiimperialismo, de la independencia y la soberanía. Y pensé en que para los revolucionarios es esa la más auténtica medida del amor.

Se ama a un compañero o a una compañera porque es eso, uno o una de nosotros, alguien que también da la vida por nuestro sueño. Pase lo que pase en una relación personal, siempre debiéramos poner encima esa consideración. Lo que vale en la gente, realmente, es el grado de amor que sientan y demuestren por su pueblo. Eso, necesariamente, se reflejará en su conducta individual con los otros y las otras.


URL corto: http://goo.gl/KkCZ26

0
0
0
s2smodern
Yira Castro

Columnista del Miercoles
Integrante de la delegación de Paz de las FARC-EP
En tuiter: @Castro_Yira

Blogs