• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
Sábado, 05 Diciembre 2015 00:00

Cambiar la mentalidad del enemigo interno

Escrito por
0
0
0
s2smodern

Por: Carlos Antonio Lozada, Integrante del Secretariado de las FARC-EP.

Como sucede con casi todas las propuestas que hemos presentado a La Mesa de Conversaciones, la que contempla la creación de Territorios Francos de Convivencia, recibió de entrada la descalificación visceral de aquellos que sin analizar los planteamientos de fondo, las rechazan por la simple razón de provenir de las FARC-EP.

Los detractores de la propuesta no tardaron en calificarlas de “repúblicas independientes”, “caguancitos” o “republiquetas”, para esconder su falta de argumentos de cara a un debate de la mayor importancia para el futuro de Colombia, como es la forma que debe asumir la transformación de las FARC-EP en organización política abierta y su reincorporación social y económica; algo que roza con otros asuntos de gran calado nacional como son el ordenamiento y desarrollo de los territorios en vías de normalización, una vez firmado el tratado de paz.

El Acuerdo General para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, contempla la reincorporación de las FARC-EP a la vida civil en lo económico, lo social y lo político de acuerdo con sus propios intereses. La creación de esos territorios permite materializar esas tres dimensiones del proceso de reincorporación, en las mismas áreas donde históricamente las estructuras guerrilleras han hecho presencia, lo que  facilita su transformación en organización política abierta, a la vez que permite formular proyectos económicos colectivos que incorporen los combatientes que llegan a la legalidad, con sus familias, vertebrándolos con la economía de  las comunidades; logrando así la normalización social de los territorios.  

No se trata, como aseguran algunos, de conformar  guetos al margen de la sociedad, “sin Dios y sin ley”. No, tal como se lee en nuestra propuesta, se trata de territorios sujetos a las normas constitucionales y legales, derivadas de la nueva situación surgida de la terminación de la guerra, lo que lógicamente incluye la función de policía por ser fundamental como garantía de seguridad ciudadana y de control de la criminalidad.

Pero es además, una propuesta alternativa de ordenamiento de los territorios, cuyos planes de desarrollo prioricen los intereses de las comunidades, su tradiciones, su cultura, sus formas organizativas, la producción agropecuaria dirigida a garantizar la soberanía alimentaria y el aprovechamiento racional de las riquezas naturales sin que se ponga en riesgo el equilibrio medio ambiental; donde puedan coexistir diversas formas de organización de la producción; todo en dirección  a lograr la integración de territorios históricamente olvidados al desarrollo económico nacional.

Propuestas de tales dimensiones, demandan además de un gran esfuerzo financiero del Estado y apoyo de la comunidad internacional; un cambio de mentalidad ante la inminencia del fin del conflicto, dejar de pensar en términos de enemigo interno superando esa visión maniquea que le fue impuesta a la mayoría  de la sociedad, por la vía de inocularle miedo a través del fantasma del terrorismo. Algo totalmente extraño a la realidad del conflicto político, social y armado que estamos a punto de superar por la vía del diálogo civilizado.

No podemos dejarnos ganar por el odio que nubla la razón, en la mente de aquellos que todavía no logran comprender el momento histórico que estamos viviendo, que giran como norias alrededor de la lógica de la guerra; negándose a aceptar la nueva realidad que se mueve en dirección a la paz, la reconciliación y las posibilidades de reconstrucción de la patria.


URL Corta: http://goo.gl/S3ooCz

   

0
0
0
s2smodern
Carlos Antonio Lozada

Columnista del Sábado
Jefe de la Subcomisión Técnica de las FARC-EP.
Integrante del Secretariado Nacional de las FARC-EP

Boletín de noticias

Email:

Blogs