×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 1046

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
Domingo, 06 Diciembre 2015 00:00

Respuesta para The Wall Street Journal

Escrito por
0
0
0
s2smodern

Por: Julián Subverso, integrante de la Delegación de paz de las FARC-EP

El artículo de The Wall Street Journal escrito por Mary Anastasia O'grady y publicado el 29 de noviembre, no solo no conoce la imparcialidad y la veracidad, sino que además es mediocre y mal intencionado.

En primer lugar, el mencionado artículo no proporciona ninguna información precisa y veraz sobre lo que realmente sucede no solo con el proceso de paz, sino además con Colombia, lo que se hace evidente cuando el autor escribe: "De acuerdo a informes de la prensa..."; cualquier persona con un poco de visión crítica sobre los medios de comunicación colombianos, sabría que estos no son imparciales ni confiables en absoluto.

Sin mencionar el hecho de que la autora del artículo ya ha demostrado su falta de veracidad y su inexactitud en anteriores artículos sobre, por ejemplo, Fidel Castro, Hugo Chávez, Venezuela, etc., y su fuerte tendencia a demonizar todo lo que difiera del neoliberalismo.

Hay que decir que lo que esta mujer está haciendo es muy peligroso por dos razones: En primer lugar, ella está deslegitimando el proceso de paz en La Habana, lo que hace que me pregunte cuales serían sus propuestas para Colombia en lugar de la paz, ¿continuar la guerra después de 51 años sin vencedores ni vencidos? Eso no es un pensamiento racional.

En segundo lugar, este tipo de afirmaciones hechas por la autora son muy peligrosas para cualquier persona o cualquier organización que quiera reclamar sus derechos o luchar contra un gobierno corrupto e injusto, porque la resistencia de la gente y sus anhelos de tener un mundo mejor podría ser calificado como acciones criminales y a ellos como delincuentes o, según la terminología actual, podrían ser tachados de terroristas.

El conflicto colombiano no es muy conocido fuera del país y, a veces ni siquiera dentro de él, no por las razones que da la autora del artículo, sino porque el gobierno, desde hace muchos años, había negado la existencia de un conflicto, y siempre escondió o tergiversó lo que estaba sucediendo en el país, manipulando y ocultando las verdaderas causas del conflicto armado y social.

Muchos y diferentes sectores sociales han coexistido con nosotros y nos apoyan. En muchas regiones donde el gobierno ha brillado por su ausencia, las FARC-EP siempre estuvieron allí para ayudar a esas personas, para sacar los paramilitares de sus regiones y para protegerlos del desplazamiento y la explotación por parte de la voracidad de empresas nacionales y extranjeras, por lo tanto, negar que en Colombia no hay una guerra civil como se afirma en el artículo, es un error que hace eco del discurso de odio de Álvaro Uribe que pretende ocultar todos los graves problemas sociales, económicos y políticos de Colombia.

Contrariamente a lo que afirma O'Grady, las FARC-EP han reconocido responsabilidades en el contexto de la confrontación. Por ejemplo, en diciembre del año pasado, las FARC-EP reconocieron su responsabilidad en los hechos acaecidos en Bojayá; presentamos 10 propuestas mínimas sobre Víctimas; además de la 5 audiencias que se llevaron a cabo con víctimas del conflicto. También como parte de satisfacer los derechos de las víctimas a la verdad se creó la comisión histórica del conflicto y sus víctimas, entre otros actos más.

Por otra parte, el artículo no menciona el hecho de que la gran mayoría de desplazamientos, desapariciones forzadas, asesinatos, despojo de tierras y muchos otros crímenes han sido perpetrados por el Estado y los paramilitares, cuyos vínculos  pueden ser fácilmente evidenciados en documentos como el Pacto de Ralito. De esta manera, el gobierno otorgó impunidad a los paramilitares a través de la Ley  de justicia  y paz del ex presidente Álvaro Uribe Vélez, Lo anterior explica por qué  sólo 33 sentencias se han emitido de más de 30.000 paramilitares desmovilizados a pesar del hecho de que los paramilitares cometieron una masacre cada ocho días durante un período de diez años.

Los comentarios de la autora sobre la Jurisdicción Especial para la Paz, muestran su pobre interés en encontrar información confiable. Se puede leer en el artículo:: "jueces elegidos por las FARC…"; algo que nunca se afirmó, ni  por el gobierno ni por las FARC-EP como da a entender el artículo. El proceso de paz es una conversación entre dos partes y cualquier decisión debe ser tomada por las dos, eso es algo elemental. Además estamos absolutamente seguros de que la autora no conoce el acuerdo sobre de Jurisdicción Especial para la Paz, ya que este no ha sido publicado aún.

Escribir y/o publicar este tipo de cosas, llenas de errores, datos incorrectos e incompletos, con información descontextualizada y manipulada como lo que allí se dice de los 11 soldados en el Cauca, no solo hace quedar mal la imagen de lo que debería ser un verdadero periodista, sino que además promueve el odio, la desinformación y la confusión, pues confunde terrorismo con resistencia.

Por último, es totalmente ridículo comparar las FARC-EP, organización revolucionaria, con un grupo criminal y sanguinario como ISIS, que, entre otras cosas, tiene unos patrocinadores muy sospechosos. Ni siquiera económicamente tal comparación es lógica, porque nadie puede decir que las FARC-EP poseen armamento de última generación, misiles antiaéreos y sofisticadas armas, tanques, aviones e incluso un modelo único de camionetas Toyota, como si lo posee ISIS.

Las FARC-EP estamos tratando de alcanzar la paz para Colombia. Como nuestro comandante en jefe dijo: "Colombia merece la paz" y eso es exactamente lo que nosotros, como organización revolucionaria, hemos exigido desde nuestros albores: la salida política del conflicto social y armado que vive nuestro pueblo. El compromiso de las FARC-EP con la paz, se evidencia en los 18 gestos unilaterales hechos por la insurgencia, como por ejemplo, la decisión de no reclutar a menores de 18 años y seis  treguas unilaterales, entre otros.

Por lo tanto, comparar las FARC-EP con ISIS no sólo es algo irresponsable y dañino, sino que además, es tan ridículo como comparar a Fidel Castro con Hitler o a Venezuela con la Italia de Mussolini.


URL Corta: http://goo.gl/GX86pb

0
0
0
s2smodern

Artículos relacionados

En video

marquetaliacomunicadomujeresColombiaFARCguerraMovimiento Bolivariano por la Nueva ColombiaJesús SantricUribeBolívar y ManuelIntercambioCese el FuegoManuel Marulanda VelezApoyo diálogosdiálogos de pazAgenda de la habanaacuerdo generalterrorismo de estadojusticia socialpropuestas farcepafrodescendientesvictimas del desplazamientoReforma del EstadoAsamblea Nacional ConstituyentePreguntas de la prensaRicardo Téllezconflicto colombianoJesús SantrichZRCrueda de prensaDelegación de paz FARCEPSantosParticipación políticaCubacampesinossolución políticaONUMesa de ConversacionesSimón TrinidadMovilización socialdemocracia realgarantias políticasconstituyenteconsensoIván MárquezELNunidadinsurgencia colombianacese bilateralPaz en colombiadeclaracionesmujeres farianasCumbrecasa verdejusticiaEleccion Popularrefrendaciónpaz sin impunidadproceso de pazprisionero de guerracanjeLa HabanacorrupciónUAFsHumberto de la Calledoctrina militarmarco juridicovíctimasprensaculturaverdad historticaverdad históricaresponsabilidad históricaderechos humanosmemoriajusticia transicionalconflicto en colombiacorte constitucionalasesinatos liderespropuestas minimasacuerdos de pazacuerdosFARCEPnoticiasEcopetrolmineros artesanalesfondo de conpensaciónacción militardrogas ilicitascongresodesaparicionesparamilitarismodesplazamientoestado colombianoparo agrariotierrasseguridad nacionalunilateralidadsaludosfiscalVictoria Sandinomujeres FARCEPigualdad generoprocuradorAlejandro Ordóñezpoematercer punto agendanarcotraficopropuestas tercer puntoEEUUfascismoPetroprisioneros políticosmasacres paramilitaressustitución de drogasBoletín de prensaCultivos ilícitosprensa FARCEPdesarrollo propuestasguerra suciarebeliónfuero militarsustitución de cultivosjuridicidadCelaciniciativas diálogoregularización de la guerraAcuerdo HumanitariointervencionismointerceptacionesVenezuelaFabián RamírezHugo ChávezUNASURRusiaconflictoreparaciónReforma AgrariaReglamentosGaitánDIHgestos de pazVíctimas del conflictomilitarismolibertad de expresiónCarlos Antonio Lozadavíctimas del estadoComisión Histórica del Conflicto y sus VíctimasPastor Alapecomisión de normalizaciónderecho a la rebeliónRubín Morrojuridicidad guerrilleraCaucaIndígenasDDHHdelito políticocomisión de géneroJoaquín GómezHabanatrEjércitopolíticoBolívarPresidentesoberaníademocraciacombatientesmemoria históricapazbombardeolibertadComisión asesora de Paz,Acuerdo de Ginebracorrupción del estadominascarcelesverdadLavrovtierraEstadocese unilateralFuerzas Militaresreforma constitucionalMaximos ResponsablesInconformidadClandestinidadBarrioglifosatoComisión de Esclarecimiento de la VerdadpobrezaArchivosComisión Esclarecimiento del paramilitarismoAntioquiaViolencia en ColombiaFERIRefugiadoSiriaEl MangoPoliciasAmbienteTumacoRíoagroquímicosecosistemasÁlvaro Uribe Vélezverdad pura y limpiaEsclarecimientodesescalamiento del conflictoGobierno NacionalOrejónComunidadEscombreraDon BernaeleccionesCORRUPTOAlcaldiasEstado colombianohostilidadesparamilitarismo en venezuelaorganizacionesSubcomisión JurídicaimpunidadesGobiernoGobierno colombianoCeseAlFuegoBilateralYaPaishuelga de hambreasambleapresos políticosafrocolombianosTERREPAZplebiscitoComandante Carlos Antonio Lozada25 aniversario9 de diciembreCGSBPlan Colombiadécima conferenciaYaríAgenda

Boletín de noticias

Email:

Lo último en NC

Blogs